Pekín, 25 sep (EFE).- El Gobierno chino expresó hoy su firme oposición a la venta de armamento estadounidense a Taiwán después de que EEUU anunciara el lunes que venderá a la isla repuestos y equipamiento militar por valor de 330 millones de dólares.

“La venta de armamento a Taiwán viola severamente el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, así como los tres comunicados chino-estadounidenses firmados entre ambos países”, dijo en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Geng Shuang.

El departamento de Estado anunció ayer en un comunicado que la isla recibirá repuestos para varios aviones militares, incluidos los de combate F-16 y los de carga C-130, algo que, según China, daña “gravemente” las relaciones bilaterales y “supone una amenaza a su soberanía e integridad territorial”.

“Expresamos nuestro profundo descontento y firme oposición a la venta de este material militar, y hemos presentado una queja formal a la parte estadounidense. Instamos a EEUU a que cumpla sus compromisos y detenga el contacto militar con Taiwán, que está causando graves daños a las relaciones bilaterales, así como a la paz y la estabilidad a través del Estrecho”, añadió el portavoz.

Por su parte, Taiwán dio hoy la bienvenida al anuncio estadounidense y aseguró que ayudará a la isla a fortalecer sus capacidades de auto defensa.

“Ahora que Taiwán afronta amenazas cada vez más intensas, la venta de armas estadounidenses impulsará nuestra confianza en la autodefensa y ayudará a mantener la paz y estabilidad en el Estrecho de Taiwán”, dijo su Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

La actual presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, declaró el pasado agosto que esperaba con ansia la “normalización” de las ventas de armas estadounidenses a Taiwán ante lo que considera una creciente presión política y militar de China.

Aunque EEUU no reconoce a Taiwán como país independiente, tiene un acuerdo de seguridad con la isla y ha estado armándola abiertamente durante años, mientras que China siempre ha condenado los lazos (militares o no) entre EEUU y la isla.