Pekín, 3 abr (EFE).- La economía china crecerá un 6,3 % este año y un 6,1 % en 2020, según predicciones publicadas hoy por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), en línea con el objetivo oficial marcado por Pekín, de entre un 6 y un 6,5 % para este ejercicio.

En su actualización para 2019 del informe Previsiones de Desarrollo Asiáticas (Asian Development Outlook, en inglés), presentada hoy, el economista jefe del BAD, Yasuyuki Sawada, indicó que la economía de China «se mantiene fuerte pese a la ralentización del crecimiento de los últimos años».

No obstante, de cumplirse estos pronósticos, el dato supondría un nuevo descenso a niveles no registrados desde hace casi tres décadas -el avance del 6,6 % de 2018 fue el más bajo desde 1990-.

Según Sawada, los efectos de la incertidumbre derivada de la guerra comercial con EEUU podrían alargar esta tendencia bajista, pero medidas impulsadas por Pekín como las rebajas en impuestos sobre la renta de las personas físicas o en las cotizaciones a la seguridad social ayudarán a aliviar los problemas derivados de un menor crecimiento de los salarios y a impulsar el consumo.

El BAD también se mueve en la horquilla marcada por Pekín, al igual que el Banco Mundial -que predijo un 6,2 % tanto para 2019 como para 2020- y el Fondo Monetario Internacional -que prevé que la economía china crezca un 6,2 % en 2019-.

El informe analiza un total de 45 países asiáticos adscritos a la institución, una zona denominada «Asia en desarrollo» para la que prevé un crecimiento del 5,7 % en 2019 y del 5,6 % en 2020, siguiendo con la tendencia de ralentización -pasó del 6,2 % al 5,9 % entre 2017 y 2018-.

En el análisis regional destacan los países del sur de Asia, con un crecimiento previsto del 6,8 % en 2019 y del 6,9 % en 2020, algo que contrasta con el pobre avance previsto para las naciones del Pacífico, donde se espera un 3,5 % este año y un 3,2 % en el que viene.

Otro de los países en desarrollo con potencial demográfico para convertirse en líder económico a nivel continental, India, cuenta con perspectivas halagüeñas después de pasar del 7,2 % de 2017 al 7 % de 2018: la previsión es que este ejercicio recupere el nivel de hace dos años y que en 2020 crezca 0,1 puntos porcentuales más (7,3 %).

En su informe de este año, el BAD advierte de los riesgos económicos derivados de los desastres naturales, y reclama a los gobiernos más medidas e inversión para reducirlos, así como una mejor coordinación de la respuesta humanitaria inmediata.