Toronto (Canadá), 6 oct (EFE).- La Policía Montada de Canadá anunció hoy que destinará hasta 100 millones de dólares canadienses (77 millones de dólares estadounidenses) para compensar a centenares de agentes y personal civil femenino que han sufrido acosos y abusos sexuales por parte de sus compañeros de servicio.

La indemnización fue anunciada por el director de la Policía Montada, Bob Paulson, durante una rueda de prensa celebrada hoy en Ottawa, en la que ofreció una emotiva “disculpa” a las mujeres que desde 1974 han denunciado acosos y abusos sexuales en el seno de la institución.

Las dos agentes que iniciaron las acciones judiciales contra la institución policial en 2012 y 2015, Janet Merlo y Linda Gillis Davidson, también asistieron a la conferencia de prensa.

En un momento de la conferencia de prensa, Merlo, que declaró que hoy era “un gran día” para la Policía Montada, se abrazó a Paulson, quien casi no pudo contener las lágrimas.

Paulson se dirigió a “a todas las mujeres que han sido afectadas por el fallo de la institución de proteger su experiencia en el puesto de trabajo”.

“Me presentó con toda humildad antes ustedes y, de forma solemne, les ofrezco nuestras sinceras disculpas”, subrayó.

“Llegaron a la Policía Montada queriendo contribuir personalmente a su comunidad y les fallamos. Les hicimos daño. Por eso, realmente lo siento”, añadió Paulson.

Al mismo tiempo que Paulson anunció la indemnización, la Policía Montada dijo en un comunicado que había llegado a un acuerdo extrajudicial con alrededor de 500 agentes y trabajadores civiles de la fuerza representadas en las dos demandas colectivas por discriminación sexual y acoso.

El comunicado añadió que “el acuerdo reconoce los esfuerzos en marcha por la Policía Montada para eliminar la discriminación y acosos en la fuerza policial e incluye nuevas iniciativas que serán implementadas antes del 31 de diciembre de 2017”.

El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, afirmó que “el anuncio de hoy de un acuerdo entre la Policía Montada y las demandantes cierra la puerta de un periodo de la historia profundamente preocupante y desafortunado de nuestra fuerza policial nacional”.