Bangkok, 26 nov (EFE).- Más de un centenar de políticos y activistas opositores al gobierno del primer ministro de Camboya, Hun Sen, comenzaron este jueves a ser juzgados por traición y otras acusaciones supuestamente cometidas antes de la disolución judicial en 2017 del principal partido opositor.

Monovithya Kem, portavoz del ilegalizado Partido Nacional para el Rescate de Camboya (CNRP, siglas en inglés), calificó el proceso de «circo» y reclamó en Twitter «la retirada de cargos falsos contra la oposición» camboyana.

El macrojuicio empezó esta mañana en el Tribunal Municipal de Nom Pen donde se ha citado a más de 100 acusados, entre ellos la activista de derechos humanos y abogada camboyana americana Theary que compareció en la corte.

La directora de la ONG Centro Camboyano para los Derechos Humanos (CCHR), Sopheap Chak, dijo en Twitter que 33 de 139 acusados estaban presentes en el tribunal, que dividió el sumario en dos casos que irán a juicio el 14 de enero de 2021 y el 4 de marzo de 2021.

Medio centenar de los citados están exiliados y viven en otros países, por lo que podrían ser juzgados en rebeldía.

Entre ellos Mu Sochua, exvicepresidente del CNRP y actualmente en Malasia, que tildó en las redes sociales el juicio en el tribunal de Nom Pen de «espectáculo» con un «veredicto ya decidido por el régimen de Hun Sen», que podría contemplar penas de hasta 12 años de prisión.

La relatora especial para los Derechos Humanos en Camboya, Rhona Smith, indicó el miércoles en un comunicado su «seria preocupación» por el juicio multitudinario que «aparenta tener motivaciones políticas, sin base legal clara y que constituye una seria violación de los derechos» judiciales.

«Este no es un episodio aislado. El espacio cívico y democrático en Camboya ha seguido reduciéndose y queda poca evidencia de acercamiento político y reconciliación», remarcó Smith al reclamar un «juicio justo» para los acusados.

ILEGALIZACIÓN DE LA OPOSICIÓN EN 2017

En noviembre de 2017, el Tribunal Supremo ilegalizó el Partido Nacional para el Rescate de Camboya e inhabilitó a más de un centenar de sus dirigentes por supuestamente conspirar para derrocar al Gobierno, acusación rechazada por la formación opositora.

La ilegalización de la oposición produjo una ofensiva contra la prensa independiente, que llevó al cierre del diario Cambodia Daily y de varias emisoras de radio, y a la expulsión de una ONG estadounidense dedicada a la promoción de la democracia.

Esta campaña se emprendió meses después de que el gubernamental Partido Popular de Camboya perdiera posiciones en las elecciones municipales y antes de las elecciones generales de 2018, donde el partido de Hun Sen se hizo con todos los diputados del Legislativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *