Moscú, 30 oct (EFE).- Los comicios presidenciales que se celebran hoy en Moldavia transcurren en un clima de calma y con activa participación ciudadana, informó la Comisión Electoral Central (CEC) de esa antigua república soviética enclavada entre Ucrania y Rumanía.

Hacia las 11.45 hora local (09.45 GMT), a falta de poco más de nueve horas del cierre de los colegios electorales, la participación era del 21 por ciento de censo electoral, cifrado en torno a tres millones de ciudadanos, según los datos ofrecidos por la CEC.

Para que los comicios sean declarados válidos la participación ciudadana debe superar el 33,3 por ciento.

Las elecciones de hoy son las primeras presidenciales directas que se celebran Moldavia desde 1996, pues en virtud de una enmienda constitucional, ya derogada, a partir de ese año y hasta ahora la elección del jefe del Estado era prerrogativa del Parlamento.

Nueve candidatos compiten en los comicios pero, según todos los sondeos sólo dos, el socialista Igor Dodon y la opositora de centroderecha Maia Sandu, tienen posibilidades reales de hacerse con la jefatura del Estado.

Dodon, partidario de revisar el Acuerdo de Asociación entre Moldavia y la Unión Europea (UE), y forjar una alianza estratégica con Rusia, es señalado por las encuestas como el gran favorito a la victoria.

Sin embargo, los expertos coinciden en que es improbable que el socialista obtenga la mayoría absoluta que le permitiría ganar los comicios ya en la primera vuelta.

“Hoy es un gran día. Estoy convencido de que hoy comienza una nueva página en la historia de Moldavia”, dijo a pie de urna el candidato socialista, que opinó que no será necesaria una segunda vuelta, según informó desde Chisinau la agencia oficial rusa RIA Nóvosti,

Sandu, por su parte, proclama como sus principales objetivos la lucha contra la corrupción, la integración real, y no de palabra, con la Unión Europea, una alianza estratégica con Estados Unidos y la normalización de las relaciones con Rusia.

Según la Constitución moldava, el poder Ejecutivo reside en el Gobierno, que es nombrado por el Parlamento, y el presidente del país tiene funciones principalmente representativas.

“He votado por un presidente que permita a Moldavia retornar a los mercados financieros internacionales a fin de continuar la modernización del país”, manifestó tras depositar su sufragio el primer ministro moldavo, Pavel Filip, citado por medio locales.

El jefe del Gobierno recalcó que “lo importante es construir una Moldavia que se asiente en los valores europeos” y añadió que cuando todas las fuerzas del Estado se abocan a la modernización del país los cambios pueden producirse muy rápidamente.

Los comicios no se celebran en la región separatista de Transnistria, por lo que la CEC ha habilitado colegios electorales junto a sus límites para que los ciudadanos residentes en ella puedan ejercer su derecho a voto.