Sofía, 24 abr (EFE).- El Parlamento búlgaro aprobó hoy tras un caldeado debate una declaración en la que reconoce el «exterminio masivo de armenios» producido en 1915 a manos del Imperio otomano pero que evita expresamente el término «genocidio» que aparecía en la propuesta original de resolución.

El principal partido en el Gobierno, el conservador populista GERB, forzó la eliminación de ese término, propuesto por los ultraderechistas de Ataka, que llevan desde 2006 tratando de aprobar una resolución sobre el genocidio armenio.

El texto final, que habla sólo de «exterminio masivo» y declara el 24 de abril como día de conmemoración de las víctimas, fue aprobado con el voto a favor de 157 de los 240 diputados del Legislativo búlgaro.

Sólo el partido de la minoría turca, el Movimiento de derechos y libertades, votó en contra de la resolución.

Sus diputados incluso abandonaron el hemiciclo durante el minuto de silencio que se mantuvo tras la votación.

Bulgaria, que durante cinco siglos, hasta finales XIX, formó parte del Imperio otomano, tiene una considerable minoría de turcos étnicos, aproximadamente el 8,8 por ciento de la población.

El primer ministro de Bulgaria, Boiko Borisov, insistió en la necesidad de recordar a las víctimas pero insistió en que hay que diferenciar entre el Imperio otomano y la actual Turquía.