Río de Janeiro, 7 oct (EFE).- El Gobierno brasileño lamentó hoy en un comunicado las “extensas pérdidas humanas y materiales” provocadas por el paso del huracán Matthew en Haití y manifestó su solidaridad para con las víctimas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores agregó en la nota que su embajada en Puerto Príncipe sigue atenta a la situación y que por ahora no hay registro de brasileños entre las víctimas.

Brasil, como país que ejerce el comando militar de las Fuerzas de Paz de la ONU en Haití, envió soldados a las áreas más afectadas para intentar ayudar en las tareas de rescate.

La autoridades haitianas han cifrado ya en al menos 820 las víctimas mortales del huracán, en su mayoría en el suroeste de Haití, lo que lo convierte en el peor desastre natural en el país desde el terremoto de 2010, que dejó unos 300.000 fallecidos.

Ante el devastador panorama en el país caribeño la Organización Panamericana de Salud (OPS) prevé un “aumento importante en los casos de cólera en Haití” debido a las inundaciones y a los daños que la tormenta causó en la infraestructura de agua y saneamiento.

El director del Departamento de Emergencias de Salud de la OPS, Ciro Ugarte, aseguró ante el peligro de un rebrote de cólera que “se estima que las condiciones sanitarias y de agua van a empeorar debido a los efectos del huracán Matthew”.

“Existe una necesidad urgente de ampliar significativamente la respuesta para evitar una oleada de casos de cólera y así salvar vidas”, agregó el experto, quien recordó que ya se realizaban esfuerzos por controlar los casos de cólera y los altos niveles de enfermedades transmitidas por el agua o por vectores, pero la capacidad de respuesta es “limitada”.

El organismo aseguró que unas 350.000 personas necesitan asistencia y advirtió que las cifras de víctimas y damnificados pueden aumentar a medida que lleguen las evaluaciones de daños y necesidades en las áreas afectadas.

Los estragos provocados por Matthew también despertaron la asistencia internacional de otros organismos como la Unión Europea (UE) y de países como Francia.

De esta forma, la UE anunció una nueva donación de 1,5 millones de euros (1,6 millones de dólares) para paliar los efectos del huracán, que se suman a los 255.000 euros (252.000 dólares) prometidos como asistencia humanitaria el jueves pasado, para así completar 1.755 millones de euros (1,96 millones de dólares).

Por su parte, el presidente de Francia, François Hollande, anunció que su país enviará a Haití en las próximas horas a 60 militares de seguridad civil y 32 toneladas de material, entre las que se incluye 2 centrales de potabilización de agua.