Berlin, 14 jul (EFE).- El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, aplaudió hoy el acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que “descarta de forma segura y verificable” que Teherán se haga con una bomba atómica en un “futuro previsible”.

Steinmeier, que ha encabezado la delegación alemana en estas negociaciones, aseguró a la prensa en Viena estar ante “un día histórico”, un “momento extraordinario”, porque el acuerdo “aporta más seguridad al mundo, a la región y especialmente a los vecinos de Irán”.

A su juicio, el compromiso alcanzado entre EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido, China, Rusia e Irán “podría ser un gran paso hacia un Oriente Próximo y Medio más pacífico”.

El texto, agregó el jefe de la diplomacia alemana, es un “acuerdo comprensivo sobre las fronteras del programa nuclear iraní” donde “a lo largo de cien páginas” se detalla con minuciosidad el pacto fundamental del pasado abril.

El ministro alemán subrayó que “todo lo que se ha acordado se supervisará ininterrumpidamente”, ya que se ha puesto en marcha un “robusto mecanismo” que permite las inspecciones que precise realizar la Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) durante “25 años”.

Más de dos tercios de las centrifugadoras serán neutralizadas y quedarán bajo supervisión de la OIEA, mientras que el 95 % del uranio enriquecido en el país será llevado al extranjero o eliminado.

Steinmeier advirtió de que, si Teherán se salta los términos del acuerdo, Occidente podrá poner en marcha nuevas sanciones y “sin una nueva decisión del Consejo de Seguridad” de Naciones Unidas.

No obstante, se mostró cauteloso: “No todos los problemas en relación con Irán se han eliminado con este acuerdo” y “no se puede descartar que los detractores de un acuerdo traten ahora de torpedear la implementación del acuerdo”.