Roma, 26 abr (EFE).- El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, rechaza una «solución militar para la tragedia humana que sucede en el Mediterráneo» por la inmigración desde el norte de África y apoya un «acercamiento global» a los problemas que plantea.

En una entrevista que publican hoy dos medios de comunicación italianos, Ban dijo que «el desafío no es solo mejorar el socorro y el acceso a la protección, sino también garantizar el derecho de asilo del creciente número de personas que escapan en todo el mundo de la guerra y buscan refugio».

Preguntado sobre la iniciativa de destruir los barcos en los que llegan inmigrantes al sur de Italia desde Libia, afirmó que conoce la propuesta, no se posiciona sobre ella e insistió en que el «foco principal de Naciones Unidas es la seguridad y la protección de los derechos humanos de los inmigrantes y de quienes solicitan asilo».

«Es crucial que todos se concentren en salvar vidas, incluida el área libia de las operaciones de búsqueda y salvamento, que es de la que proceden la mayor parte de las peticiones de ayuda», agregó en la entrevista a «La Stampa» y «El secolo XIX».

Ban dijo además que la ONU está dispuesta a colaborar con la Unión Europea y que conoce las «recientes discusiones sobre estos temas mantenidas en la UE».

«La dimensión de este desafío -dijo el secretario general de la ONU en relación con las muertes «de más de 1.700 personas» y casi 40.000 que llegaron a las costas europeas en los últimos cuatro meses- requiere una respuesta global colectiva y amplia».

«Las medidas anunciadas recientemente en Luxemburgo y Bruselas son un paso importante hacia una acción colectiva europea. Esta es la única aproximación que puede funcionar (…) el próximo paso será traducir las medidas en compromisos concretos», añadió.

El pasado jueves los líderes de la UE se comprometieron a triplicar los fondos y aumentar los medios de las operaciones de vigilancia marítima «Tritón» y «Poseidón» este año y en 2016 para evitar que se repitan las tragedias de inmigrantes sucedidas en los últimos días.

El secretario general de la ONU hizo estas declaraciones antes de su viaje a Roma, donde el lunes mantendrá una reunión con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el martes con el papa Francisco en el Vaticano.

Con Renzi, Ban tiene previsto hacer un viaje en helicóptero y en barco para comprobar la labor de ayuda a inmigrantes que realiza diariamente Italia en el mar Mediterráneo.

Ban asistirá además el martes en el Vaticano junto al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, a la conferencia «Proteger la Tierra y Dignificar al Ser Humano».