El Cairo, 10 jun (EFE).- Al menos 15 civiles, entre ellos siete menores de edad, murieron y otros fueron heridos hoy en bombardeos contra varias localidades de la provincia siria de Idleb, en el norte del país, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los ataques, realizados por aviones de guerra, se produjeron en las localidades de Taftanaz, Banash, Beni Aiz, Ram Hemdan y Ariha, controladas por facciones rebeldes e islamistas y ubicadas cerca de una zona de combates entre estos grupos y las fuerzas de Damasco.

En Taftanaz se registraron diez de las víctimas mortales, entre las que figuran cuatro menores de edad, y una niña murió en Banash.

Por otro lado, una mujer y un joven perdieron la vida en Ram Hemdan, mientras que en Ariha perecieron dos niñas.

Los bombardeos causaron un número indeterminado de personas heridas, según la ONG, cuya sede está en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de observadores sobre el terreno.

Además, los ataques dejaron fuera de servicio un hospital en Taftanaz.

La ONG también informó del lanzamiento de barriles explosivos desde helicópteros contra las localidades de Al Neyía y Mar Aand, sin que de momento se hayan registrado víctimas.

Los bombardeos se produjeron después de que las facciones islamistas que controlan Idleb hayan atacado en las últimas horas las poblaciones de Fua y Kefraya, que están bajo el control de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad.

En esos combates se produjeron al menos seis bajas entre las tropas de Damasco y un número indeterminado en las filas de las facciones islamistas, según el Observatorio.

Fua y Kefraya están controladas por las fuerzas de Damasco y están asediadas desde hace tres años por facciones armadas, entre ellas el Organismo de Liberación del Levante, nombre de la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda.