Fráncfort (Alemania), 27 oct (EFE). – El fabricante de vehículos de la gama alta Audi ha revisado a la baja sus pronósticos de rentabilidad para el 2016 porque en el tercer trimestre ha tenido efectos extraordinarios de 620 millones de euros.

Audi informó hoy de que estos efectos extraordinarios pueden llevar a un ajuste de los pronósticos de resultados de la compañía para este año.

La compañía alemana prevé que la rentabilidad operativa sobre las ventas después de extraordinarios se situará notablemente por debajo de la banda objetivo de entre el 8 y hasta el 10 %, por las provisiones para los costes de la manipulación en el motor V6 3.0 TDI y los problemas con los airbag de Takata.

En el balance semestral Audi pronosticó que la rentabilidad operativa se situaría sólo algo por debajo de esta banda.

Audi vendió en los tres primeros trimestres 1,2 millones de vehículos, un 0,7 % más.

El beneficio operativo antes de extraordinarios fue en el mismo periodo de 3.900 millones de euros (4.000 millones de euros un año antes).

La sociedad de riesgo compartido china FAW de la matriz Volkswagen vendió otros 411.000 vehículos de Audi.