Riad, 28 abr (EFE).- El Ministerio del Interior de Arabia Saudí anunció hoy que sus fuerzas de seguridad han logrado evitar acciones terroristas en varias zonas del país con la detención de 93 personas, entre ellas una mujer.

El portavoz de Interior, coronel Mansur al Turki, citado por la agencia oficial Spa, explicó que esos planes se encontraban en «una fase adelantada de preparación».

Al Turki destacó que en el marco de las operaciones detuvieron a una célula extremista, denominada «Yund Bilad al Haramein» (Soldados de la tierra santa saudí), que está vinculada con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Esa célula estaría compuesta por 15 personas, todos saudíes, liderados por un especialista en la fabricación de explosivos, mientras que el resto tenía diferentes funciones, como coordinar las actividades de reclutamiento, aspectos financieros y de seguridad, y otro dictaba las fetuas (decretos religiosos).

El portavoz de Interior explicó que la célula mantenía sus reuniones en lugares a las afueras de la región de Al Qasim, a 330 kilómetros al norte de la capital.

Estaban preparados para la fabricación de explosivos, así como el uso de armas de fuego para «la ejecución de sus operaciones criminales contra sedes de seguridad y complejos residenciales, y el asesinato de personal militar en diversos sectores», agregó.

Dentro de su lucha contra el terrorismo, el Gobierno saudí difundió hace un año una lista de organizaciones yihadistas, en la que incluyó a Al Qaeda y sus diferentes ramas, y también a los Hermanos Musulmanes.

Además, dio un plazo de quince días para que los saudíes que combatiesen del lado de grupos extremistas en el extranjero, principalmente en Siria, rectificaran y regresaran a Arabia Saudí.

El EI instó el pasado 13 de noviembre a la guerra en Arabia Saudí y pidió a sus ciudadanos que se rebelen contra todos los chiíes de su país, contra la familia gobernante Al Saud, los soldados saudíes y los ciudadanos occidentales.