Berlín, 9 ene (EFE).- El Gobierno alemán celebró hoy el “significado histórico” del nuevo acuerdo bilateral que en breve firmará con el Ejecutivo francés y que prevé una cooperación “aún más estrecha” en todos los ámbitos “en explícito servicio del proyecto europeo”.

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, aseguró hoy en un encuentro ordinario con medios de comunicación que el documento, que se firmará en una ceremonia el 22 de enero en Aquisgrán (oeste de Alemania), complementará al del Elíseo de 1963, que selló la reconciliación entre ambos países tras la II Guerra Mundial.

El nuevo texto, aprobado hoy por el Consejo de Ministros alemán, busca una mayor cooperación e integración de Francia y Alemania para afrontar “de forma conjunta” los nuevos retos, un salto “cualitativo” con respecto al Acuerdo del Elíseo que “afecta a todos los sectores”.

La “premisa” bajo la que se ha redactado este acuerdo es la de actuar unidos “por una Europa fuerte” y “en explícito servicio del proyecto europeo”, agregó el portavoz del Ejecutivo alemán.

El denominado Acuerdo de Aquisgrán llama a actuar conjuntamente en seguridad, economía y política medioambiental, y a coordinar posturas en todos los organismos de Naciones Unidas, explicó Seibert.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, aseguró hoy a su vez que el Acuerdo de Aquisgrán trata de mandar un mensaje claro sobre las posiciones de Berlín y París en un contexto internacional en el que los populistas defienden el “egotismo nacional”.

En una entrevista con el grupo mediático “RND” el titular de Exteriores aseguró también que una “cooperación más estrecha no tiene un coste” en términos de soberanía”, sino que hace a Alemania “más fuerte”.