El Cairo, 6 oct (EFE).- El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, aseguró hoy, en su primer discurso a la nación tras las protestas contra él de hace dos semanas, que las nuevas guerras contra las naciones se lanzan a través de los medios, se basan en rumores y tienen como blanco la confianza de los pueblos en sus gobernantes.

En un discurso retransmitido por la televisión estatal en ocasión del aniversario de la guerra árabe-israelí de 1973, el mandatario destacó que desde entonces ha cambiado la forma de hacer la guerra y ahora «llega hasta el ciudadano en su casa mediante los medios de comunicación modernos».

Esas nuevas guerras mediáticas, tienen como fin «generar dudas y perplejidad, transmitir temor y terror y destruir la confianza entre el ciudadano y las instituciones nacionales», agregó Al Sisi, que desde su llegada al poder en 2013 ha ido dominando todos los aparatos del Estado y del Gobierno.

El presidente acusó a «entidades exteriores» de lanzar estas guerras, que se basan en «el engaño, los rumores y las mentiras» y sólo pueden ser vencidas gracias a «la conciencia de cada ciudadano, su entendimiento, ideas y creencias».

Precisamente, la fuente de inspiración de las protestas que tuvieron lugar el 20 y 21 de septiembre ha sido un empresario egipcio afincado en España, Mohamed Ali, que desde el exterior denunció la corrupción y el despilfarro en la cúpula del Gobierno egipcio, encabezado por Al Sisi y el Ejército.

Las revelaciones de Ali tuvieron un gran impacto en su país de origen debido a las difíciles condiciones económicas que sufren los egipcios, con más del 32 % de la población en la pobreza.

Tras las limitadas pero insólitas protestas convocadas por Ali a través de internet, miles de personas han sido arrestadas y 2.885 de ellas están en prisión preventiva con cargos, después de comparecer ante la Fiscalía, según el último recuento de la ONG Centro Egipcio de Derechos Económicos y Sociales.

Hoy Egipto conmemora lo que considera su «victoria» en la Guerra de Octubre, también conocida como Guerra del 10 de Ramadán o del Yom Kipur, contra Israel.

En esa ofensiva de 1973, las tropas egipcias recuperaron una pequeña parte de la península del Sinaí, que habían perdido a manos de Israel durante la Guerra de los Seis Días de 1967, lo que abrió la puerta a los acuerdos de Camp David de 1978 que sellaron la paz entre Egipto e Israel y por los que Tel Aviv devolvió a El Cairo prácticamente toda la península.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *