Pekín, 12 jul (EFE).- Al menos 74 abogados que trabajan en casos de violaciones de los derechos humanos en China fueron detenidos, interrogados o se registraron sus casas y oficinas en una campaña nacional lanzada por la policía desde el jueves, denunciaron tres ONG.

«La operación aún está en marcha y las cifras no son definitivas, pero hasta las 9.00 de hoy (1.00 GMT) al menos 74 habían sido interrogados, detenidos o se había perdido contacto con ellos y, de esos 74, a nueve se los han llevado», señalaron hoy a Efe fuentes de la organización China Human Rights Lawyers Concern Group (CHRLCG).

Las ONG Amnistía Internacional (AI) y Defensores Chinos de los Derechos (CHRD) también confirmaron esta campaña contra abogados de derechos humanos que, aunque centrada en Pekín, donde la policía ha registrado tres bufetes, se está llevando a cabo en distintas ciudades del país.

Además, hay cuatro letrados desaparecidos, mientras que los 61 restantes fueron detenidos temporalmente o citados para responder a las preguntas de la policía china, precisaron las fuentes de CHRLCG, una ONG con sede en Hong Kong.

«De los nueve aprehendidos, ya se presentaron cargos anoche (sábado) contra uno, un abogado de Cantón que está ahora bajo arresto domiciliario», añadieron las mismas fuentes.

«En China el arresto domiciliario no tiene que realizarse necesariamente en casa. No sabemos dónde está ahora este abogado y tememos que pueda estar sujeto a tortura», afirmaron las fuentes de la organización hongkonesa.

AI explicó en un comunicado que la campaña empezó el jueves, cuando desapareció una conocida abogada defensora de los derechos humanos, Wang Yu, tras enviar a sus amigos un mensaje de texto en el que decía que se había quedado sin luz ni internet en casa y que alguien trataba de entrar en la vivienda.

Al conocerse su desaparición, un centenar de abogados chinos firmaron un manifiesto de protesta y muchos de ellos acabaron siendo detenidos e interrogados entre el sábado por la noche y el viernes

La letrada Wang, quien formó parte del equipo de letrados que trabajó en la defensa del intelectual uigur Ilham Tohti (condenado en septiembre a cadena perpetua) hasta que dimitió por presiones gubernamentales, trabajaba para un bufete de Pekín, Fengrui, que fue objeto de una redada policial este viernes.

«Las autoridades deben finalizar este asalto contra los abogados de derechos humanos. Este tipo de campaña nacional sin precedentes sólo puede haber sido sancionada desde el gobierno central», dijo el investigador de AI William Nee en el comunicado.