El Cairo, 1 sep (EFE).- Al menos 4.830 personas murieron en Siria por bombardeos del régimen o de la coalición internacional, asesinadas por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) o en otros ataques y enfrentamientos, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De esos muertos, al menos 1.205 eran civiles -252 menores y 151 mujeres- y, de esa cifra, un total de 913 ellos perdieron la vida en ataques del Gobierno sirio, 32 en ejecuciones del EI y 43 en bombardeos de la coalición internacional, encabezada por Estados Unidos.

Asimismo, 55 fallecieron por torturas en los centros de detención y cuarteles de seguridad del régimen y 162 perecieron por proyectiles lanzados por los yihadistas, brigadas rebeldes, milicianos kurdos y del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, añadió el Observatorio.

Por otro lado, un total de 885 combatientes islamistas, insurgentes y milicianos kurdos de nacionalidad siria perdieron la vida en el mismo mes, en el que también fallecieron tres desertores del régimen.

Entre las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad, perdieron la vida 778 militares y agentes de seguridad, 684 milicianos, 36 miembros del grupo chií libanés Hizbulá y 64 combatientes extranjeros, la mayoría chiíes.

La ONG señaló que las bajas mortales de los combatientes extranjeros del Frente al Nusra, del EI y de las brigadas islamistas y otros grupos rebeldes sumaron 1.165, mientras que los fallecidos sin identificar fueron diez.

El número total de víctimas podría ser mayor, destacó el Observatorio, pues hay muertes que no ha podido confirmar debido a la dificultad de recabar datos y al celo de las partes combatientes sobre la información concerniente a las bajas entre sus filas.

En julio, el número de muertos por la guerra en Siria registrados por el Observatorio fue de 4.831 y en mayo, el mes del año con más fallecimientos, de 6.657.

Al menos 230.000 personas han perecido en Siria desde el inicio de la contienda, en marzo de 2011, según cifras del Observatorio.