Túnez, 5 ago (EFE).- Al menos 35 tunecinos han sido arrestados en «operaciones preventivas» llevadas a cabo en los últimos cinco días para evitar ataques yihadistas en diferentes regiones del país, informó hoy el Ministerio de Interior.

Siete de los arrestados pertenecen a una célula yihadista de la ciudad de Qairauánm (centro) y están relacionados con el atentado perpetrado en marzo pasado en el museo del Bardo de la capital tunecina, en el que murieron 21 turistas.

Esa célula «opera en estrecha colaboración con elementos yihadistas peligrosos, activos en el territorio de Libia», indicó Interior en un comunicado.

Por otra parte, seis personas fueron detenidas en la ciudad de Kef (noroeste), fronteriza con Argelia del Kef, por sus vínculos relacionadas con grupos armados que se ocultan en zonas montañosas cercanas a la localidad.

Según la Unidad nacional de investigación de crímenes terroristas de los servicios especiales, el grupo «planeó operaciones contra establecimientos de seguridad sensibles» en Kef y en la capital del país.

Además, otras 22 personas se encuentran en «arresto preventivo» sospechosas de pertenecer a grupos terroristas.

Los diferentes grupos de supuestos yihadistas pasarán a disposición judicial una vez acabados los interrogatorios, según Interior.

Estas «operaciones preventivas» son las primeras realizadas tras la adopción de la nueva Ley antiterrorrista aprobada por el Parlamento tunecino el pasado mes, que permite a la policía dejar a los detenidos hasta 15 días sin contactar con sus abogados o a familiares.

El país se encuentra en estado de emergencia, instaurado desde el pasado 4 de julio y prolongado durante dos meses más el viernes pasado, para intentar controlar el fenómeno yihadista, que ya causó la muerte a 59 turistas extranjeros, en dos graves atentados, el el Bardo, y otro en Susa, casi tres meses después.