Beirut, 20 jul (EFE).- Al menos 21 miembros del grupo chií libanés Hizbulá han muerto desde el comienzo de la ofensiva del régimen de Bachar al Asad para recuperar el control de la ciudad de Al Zabadani, al noreste de Damasco, señaló hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG explicó que Hizbulá, la Compañía IV del Ejército sirio y milicianos progubernamentales se enfrentan en esa zona a rebeldes de varias facciones, entre ellas el Movimiento Islámico de los Libres de Sham (Levante).

La fuente agregó que desde el inicio de la ofensiva del régimen, el pasado 4 de julio, al menos 46 insurgentes de nacionalidad siria han perdido la vida en esa área.

Según datos difundidos ayer por el Observatorio, las fuerzas gubernamentales han lanzado más de 583 cohetes y barriles, y cientos de ataques con proyectiles de mortero y cohetes tierra-tierra desde el comienzo de las operaciones en Al Zabadani.

Hasta el momento, los efectivos del régimen y Hizbulá solo han logrado tomar partes del barrio de Al Yamyat y varios edificios en el noroeste y sureste de la urbe, además de imponer un cerco a la localidad de tal forma que no pueden entrar suministros para sus oponentes.

Al Zabadani es un lugar estratégico porque está cerca de la frontera con el Líbano y en la ruta que une Damasco con la provincia central de Homs y las costeras de Latakia y Tartús.

Por otro lado, el Observatorio informó hoy de un acuerdo entre el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, y el rebelde Ejército del Islam para cesar las hostilidades entre ambos en la región de Guta Oriental, el principal bastión de la oposición en las afueras de Damasco.

Este pacto se produce después de una serie acusaciones mutuas en las últimas semanas de ataques a puestos de control y bases de los dos grupos.

Los puntos principales del acuerdo estipulan la reanudación de la cooperación en materia de seguridad entre ambas partes y la creación de una sala de operaciones conjunta “para estudiar la realidad militar” en esa zona.

Siria es desde hace más de cuatro años escenario de un conflicto que ha causado más de 230.000 muertos, según el Observatorio.