Kinshasa, 8 ene (EFE).- Al menos 10 personas han muerto en un nuevo ataque esta noche de supuestos rebeldes ugandeses del Frente Democrático Aliado (ADF) en la localidad de Mavivi, en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), informaron hoy fuentes militares.

“Las víctimas son sobre todo familiares de militares”, dijo el portavoz del Ejército en la región del ataque, situada en Kivu del Norte, Maka Hazukay, al portal congoleño de información Actualité.

Ocho personas murieron durante el ataque, una incursión de rebeldes armados esta pasada noche, y otros dos murieron poco después debido a las heridas sufridas, según este portal.

Hazukay informó de que fue una incursión.

El ADF empezó su campaña de violencia en 1996 en el oeste de Uganda, como contestación política al régimen del presidente ugandés Yoweri Museveni, pero la presión militar hizo que se tuviesen que replegar a la frontera con la RDC, desde donde actualmente realizan incursiones frecuentes a las localidades de Kivu del Norte, sobre todo para saqueos y conseguir aprovisionamientos.

La región, situada en una zona montañosa de complicado acceso, permite a los rebeldes ocultarse con facilidad y escapar a las operaciones militares del Ejército congoleño y de la misión de la ONU, la Monusco, sobre el terreno.

Esta es una de las organizaciones armadas que siguen actuando en la RDC tras el desarme en noviembre de 2014 del grupo rebelde tutsi M23, que llegó a controlar buena parte de la región, en una ofensiva contra el Gobierno de Kinshasa y su frustrado intento de conseguir integrar en el Ejército en buenas condiciones a antiguos grupos armados.

Un total de 31 incidentes armados se atribuyen a este grupo en Kivu del Norte, posicionándose como uno de los más activos en la zona, según la herramienta de monitoreo Kivu Security.

En toda la provincia en 2018 se produjeron 642 muertes violentas en 334 incidentes de seguridad, según esta misma herramienta, que no contabiliza los datos de la última semana por el corte de Internet que vive la RDC desde el día después de celebrar elecciones generales.

Además de la violencia de estos grupos, la provincia de Kivu del Norte -y la vecina de Ituri- viven desde principios de agosto el peor brote de ébola que ha experimentado el país y que ha causado ya 377 muertes (de las cuales 329 confirmadas en laboratorio), en 625 casos (577 confirmados hasta el momento).