París, 31 jul (EFE).- El fabricante europeo y espacial europeo Airbus incrementó sus beneficios un 34 % en el primer semestre del año, cuando ganó 1.524 millones de euros, pese a un cargo adicional de 290 millones ligados a las dificultades del proyecto del avión militar de transporte A400M, indicó hoy el grupo.

La buena dinámica de ventas de los aviones civiles compensó este problema, ligado al accidente que tuvo lugar en España el 9 de mayo pasado, que se tradujo desde el punto de vista industrial en un retraso en la certificación de las nuevas capacidades militares y en el calendario de entregas, señaló Airbus en un comunicado.

«El accidente interrumpió la actividad de ensayos en vuelo durante varias semanas y provocó perturbaciones en el proceso de producción», agregó la empresa, que señaló que trabaja con sus clientes para retomar lo antes posible los vuelos y las entregas del aparato, ensamblado en su planta de Sevilla, en el sur de España.

El grupo confirmó sus perspectivas para el conjunto de 2015, en el que espera incrementar el número de pedidos con respecto a los del año pasado y aumentar también el número de encargos.

El programa del avión gigante A380 deberá alcanzar su punto de equilibrio antes de finales de año, cuando también se espera que el grupo proceda a las primeras entregas del nuevo A320neo con sus motores.

En los seis primeros meses del año, Airbus tuvo un beneficio operativo de 1.883 millones de euros, un 6 % más, gracias al impacto positivo de 748 millones ligado a la venta de las acciones de Dassault Aviation.

La facturación del grupo se situó en los 28.893 millones de euros, un 6 % superior a las del mismo periodo de 2014.

Airbus incrementó un 95 % sus pedidos, hasta los 53.919 millones de euros, lo que los situó en los 926.978 millones, un 8 % más.