Londres, 21 abr (EFE).- Amnistía Internacional (AI) calificó hoy de «farsa» el juicio que concluyó con la condena a 20 años de prisión al expresidente islamista de Egipto Mohamed Mursi y pidió que se repita el proceso o que sea puesto en libertad.

En un comunicado, Amnistía señala que la injusta condena de Mursi «en un proceso defectuoso y con pruebas endebles» demuestra que el sistema judicial egipcio «es incapaz de ofrecer un juicio justo a los miembros o partidarios de la Administración del antiguo presidente y de los Hermanos Musulmanes».

Por ello, la organización de defensa de los derechos humanos pide que se «anule» la condena a Mursi y que se celebre un juicio civil con garantías o que se le deje en libertad.

La portavoz de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Hassiba Hadj Sahraoui, recordó que el juicio al expresidente, acusado de «incitar a la violencia» y torturar a oponentes en los choques entre sus partidarios y opositores en El Cairo en diciembre de 2012, estuvo «plagado de irregularidades», y el líder islamista fue detenido de forma arbitraria y estuvo incomunicado.

Según la investigación de los hechos de AI, «aunque los seguidores de los Hermanos Musulmanes cometieron abusos de los derechos humanos, la mayoría de los muertos en esos enfrentamientos fueron partidarios del entonces presidente».

El Tribunal Penal de El Cairo condenó hoy a Mursi y a otros doce dirigentes y miembros de la Hermandad a 20 años de cárcel por uso de la fuerza y retención de personas acompañada de tortura, en relación con los choques entre opositores y seguidores del exmandatario el 5 de diciembre de 2012, en los que murieron varios manifestantes.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades egipcias han perseguido a los simpatizantes, integrantes y líderes de los Hermanos Musulmanes, que fueron declarados grupo terrorista en diciembre de 2013.