Bucarest, 10 sep (EFE).- El presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, acusó hoy a la Comisión Europea (CE) de hacer un reparto «burocrático» de los refugiados y reiteró que su país se opone a las cuotas obligatorias anunciadas por Bruselas.

«No considero que sea una solución y oportuno hablar de cuotas obligatorias calculadas de un modo muy burocrático sin consultar a los estados miembros», declaró Iohannis a los periodistas en el Palacio Cotroceni, sede presidencial.

El jefe de Estado precisó que ha comunicado al ministro de Interior, Gabriel Oprea, que «no declare su adhesión a las cuotas obligatorias» en la reunión del Consejo de Justicia e Interior de la Unión Europea, que se celebrará el próximo lunes en Bruselas.

Iohannis subrayó que «no se trata de cifras, sino de personas y no piezas que deban ser contadas».

El presidente rumano anunció el pasado lunes que Rumanía solo puede recibir a 1.785 de los 4.646 refugiados que le ha asignado la Comisión Europea.

De esta manera, Rumanía se ha sumado a los países el Este de Europa que se oponen a las cuotas, como Hungría, República Checa, Polonia y Eslovaquia.