Beirut, 7 jul (EFE).- Al menos 78 miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) han muerto desde la noche del domingo por los ataques de las fuerzas kurdas y los bombardeos de la coalición internacional, liderada por EEUU, en el norte de Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los ataques aéreos han tenido como objetivo posiciones de los yihadistas en una franja de territorio que se extiende de las afueras de la población de Serrín, en la provincia de Alepo (noroeste), hasta el área de Yabal Abdelaziz, en Al Hasaka (noreste), pasando por el pueblo de Ain Aisa, en Al Raqa (noreste).

Ayer, los radicales lanzaron una ofensiva contra esas áreas en un intento de recuperar el terreno perdido recientemente ante las Unidades de Protección del Pueblo, milicias kurdo sirias, que cuentan con la ayuda de la coalición internacional.

El lunes, el EI retomó Ain Aisa, a tan solo 50 kilómetros al norte de la ciudad de Al Raqa, su feudo principal en Siria, pero las fuerzas kurdas contraatacaron hoy y han logrado irrumpir en la localidad, donde ahora se registran combates intensos.

Además, las Unidades de Protección del Pueblo han recuperado el dominio de once pueblos en la provincia de Al Raqa.

El Observatorio apuntó que no dispone de datos sobre las bajas kurdas desde el inicio del ataque del EI contra posiciones militares de los kurdos, que incluyó dos atentados suicidas perpetrados por menores de edad reclutados por los extremistas en el área de Ain Aisa y en el suroeste de Al Hasaka.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró ayer que la estrategia contra el EI en Irak y Siria estaba progresando y, aunque llevará tiempo, permitirá crear las condiciones para que el yihadismo no vuelva a socavar la inestabilidad de Oriente Medio.

El EI proclamó hace un año un califato en esos dos países, donde ha conquistado amplias partes del territorio.