Kabul, 30 oct (EFE).- Al menos 41 soldados del Ejército Nacional Afgano (ANA) se entregaron a combatientes talibanes después de un asedio de dos meses a su base militar en la ciudad de Trinkot, en el sur del país, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.

El personal militar permaneció sitiado por los insurgentes en la base Mashal Camp, en la periferia de la ciudad de Trinkot, capital de la provincia de Urunguz, y se entregaron con “su equipamiento y armas”, informó un alto funcionario provincial, que pidió permanecer en el anonimato.

“Se rindieron después de que no pudiésemos entregarles provisiones y equipamiento durante un largo periodo, ya que las rutas de acceso a la base estaban bloqueadas por insurgentes”, detalló.

Según el funcionario, se trata de la tercera base del Ejército afgano en la provincia de Urunguz en entregarse a los insurgentes en los últimos ocho días.

“No podemos abastecerles por vía terrestre, tienen poca comida, equipamiento y armamento y ni siquiera los helicópteros pueden aterrizar”, dijo, tras señalar que esta es la “principal razón” detrás de las rendiciones.

La situación, explicó, “no es buena” en la provincia de Urunguz, cuya capital estuvo a punto de caer en manos de los insurgentes el pasado septiembre y desde entonces registra combates en su periferia.

El diputado Obaidullah Barakzai, representante de la provincia de Uruzgan en la Cámara Baja, lamentó la entrega de los soldados: “He alertado al Gobierno de lo que estaba sucediendo, pero no han tomado las medidas apropiadas para ayudar a estas tropas”, declaró.

Por su parte, el portavoz talibán Qari Yusuf Ahmadi señaló, en un comunicado, que la rendición se produjo “sin ninguna lucha” y como resultado del “diálogo” entre las partes.

“Entregaron 85 armas pesadas y ligeras y tres tanques blindados. Los muyahidines les recibimos con respeto”, añadió.

La provincia de Uruzgan se encuentra entre las cinco más inseguras del país asiático, junto a las de Helmand, Farah, Kunduz, Baghlan, y estuvo cerca de ser tomada por los talibanes el pasado septiembre.

El SIGAR, el organismo creado para la reconstrucción de Afganistán, señaló hoy, en un comunicado, que hasta el pasado agosto aproximadamente el 63,4 % de los distritos del país están bajo control o influencia del Ejecutivo, lo que supone un descenso de 2,2 puntos respecto a las cifras de mayo.