Saná, 20 jul (EFE).- Al menos 17 rebeldes hutíes y cinco miembros de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, murieron hoy en combates en la zona de Al Tauahi, el único bastión que les queda a los insurgentes en la ciudad meridional de Aden.

Fuentes de la Resistencia Popular, milicias afines a Hadi, informaron a Efe de que sus efectivos lograron avances durante sus operaciones en este distrito, cuyo control tratan de recuperar.

Las fuerzas de Hadi dominan ya la mayor parte de los edificios gubernamentales de Al Tauahi, con la toma en esta jornada de las sedes de la televisión estatal y de la inteligencia.

Tienen además cercados a un pequeño número de rebeldes en la sede del Partido del Congreso Popular, del expresidente Ali Abdalá Saleh, aliado de los hutíes, según las fuentes.

Ayer, con el respaldo aéreo de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, los partidarios de Hadi recuperaron el barrio de Al Arusa, el Cuartel Naval y la sede de la Jefatura de la IV Zona Militar del Ejército yemení, todas localizadas en el área de Al Tauahi.

Estos avances sobre el terreno coincidieron con un grave bombardeo con cohetes en el barrio de Dar Saad en Aden, atribuido a los hutíes, que causó la muerte a al menos 57 civiles y heridas a más de 200.

El pasado viernes, una delegación del Gobierno yemení en el exilio llegó a Aden con el objetivo de restablecer en el futuro la sede del Ejecutivo en la ciudad.

El presidente Hadi y su gabinete huyeron a Arabia Saudí a mediados de marzo, ante el avance en Aden de los rebeldes chiíes, que anteriormente se habían hecho con el control de la capital, Saná.