Guatemala, 31 oct (EFE).- La Fundación contra el Terrorismo de Guatemala anunció hoy que denunciará a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) por la “ejecución extrajudicial” del exministro de Finanzas Públicas Pavel Centeno, quien murió la semana pasada durante un allanamiento.

Se trata de una “clarísima ejecución extrajudicial” aseveró a Efe el presidente de la entidad, Ricardo Méndez Ruiz, quien acusó a la CICIG de ser el “brazo ejecutor” de una agenda marcada por la embajada de Estados Unidos en Guatemala.

La Fundación pedirá a la CICIG que identifique a dos fiscales “extranjeros” que participaron en el allanamiento en el que falleció el ministro del Gobierno de Otto Pérez Molina (2012-2015), para posteriormente presentar una querella contra el comisionado de la entidad, el colombiano Ivan Velásquez, al que acusarán de ejecución extrajudicial y abuso de autoridad.

La querella será interpuesta esta misma semana, precisó Méndez Ruiz.

El exministro de Finanzas Públicas de Guatemala murió el pasado viernes durante un operativo policial por un caso de lavado de dinero en el que no estaba involucrado.

Los hechos ocurrieron en el condominio del Condado Naranjo, en el municipio de Mixco, al oeste de la capital, durante un allanamiento como parte de las investigaciones por el caso de lavado de dinero en el Banco de los Trabajadores (Bantrab).

Los fiscales buscaban al directivo del Bantrab Ronald Giovanni García Navarijo en dos viviendas contiguas de su propiedad y no a Centeno, cuyas actividades no estaban siendo investigadas, confirmó la Fiscalía, que desconocía por qué el exministro estaba en el lugar.

Según las primeras informaciones, Centeno disparó contra agentes que realizaban los operativos y dos de ellos, el policía José Ismael Set Coxaj y el fiscal Geovani Santos, resultaron heridos.

El cuerpo de Centeno fue localizado en las proximidades de la vivienda con una herida de bala en el rostro, precisaron los Bomberos Voluntarios que acudieron al lugar, y fue su esposa, Nathalie Devaux, quien lo identificó.

El cadáver fue trasladado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), cuyos profesionales pudieron determinar que el exfuncionario falleció a consecuencia de una herida craneofacial causada por arma de fuego.