Managua, 7 oct (EFE).- El director del periódico Confidencial y el programa televisivo Esta Semana, Carlos Fernando Chamorro, acusó hoy al Ejército de Nicaragua y a operadores políticos del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de espiar e intimidar a sus trabajadores.

Chamorro, galardonado con el IV Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica en 2009, y en 2010 con el premio María Moors Cabot, interpuso la denuncia este viernes ante el no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), que se comprometió a acompañar el caso.

Según Chamorro, las presuntas actividades de espionaje político e intimidación, a las cuales el Ejército y el FSLN no se han referido aún, también incluiría a los medios de comunicación Esta Semana y Este Noche, que también dirige.

Esas actividades se han realizado desde el pasado 20 de septiembre, dijo Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Barrios (1990-1997) y del periodista Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, asesinado el 10 de enero de 1978 por sicarios de la dictadura somocista y declarado por unanimidad “héroe nacional” por el Congreso.

Ese día, según relató, un trabajador del equipo administrativo de Confidencial fue citado a reunirse en un lugar público con dos personas que se identificaron como Rafael Moreno y Ramón Abarca, y presuntos operadores del FSLN, y le ofrecieron empleo en el Estado, a cambio de información sobre el medio.

Entre otras actividades pidieron información acerca del registro de vehículos con sus placas y de personas que llegan diariamente a las oficinas del diario, y sobre personas vinculadas al Gobierno que llegan a la redacción a reunirse con los periodistas, indicó Chamorro.

También información sobre visitantes extranjeros pertenecientes a misiones diplomáticas u organismos internacionales que visitan ese medio, sobre los campesinos del movimiento contra el canal interoceánico que brindan entrevistas, y copia del disco duro que se utiliza para transportar al Canal 12, donde se trasmiten los programas Esta Noche y Esta Semana.

Según Chamorro, el trabajador se rehúso a hacer ese trabajo.

Dos días después, una persona que se identificó con un carné del Ejército de Nicaragua, de nombre Walter Ramón Abarca Flores, se presentó en el domicilio de un profesional del área técnica de Confidencial.

“El oficial Abarca, quien llego vestido de civil, le demandó al técnico que colaborará con el Ejército de Nicaragua, brindándole información sobre Confidencial”, continuó.

“De manera específica le planteó los siguientes requerimientos: información sobre las condiciones de seguridad de las oficinas, información sobre el entorno de trabajo de los periodistas, los asuntos que discuten y los temas que investigan, y cómo se llevan a cabo las reuniones de los periodistas para definir su agenda”, anotó.

También habría exigido los siguientes asuntos técnicos: la seguridad informática de Confidencial, el funcionamiento del sistema de protección contra virus y las contraseñas para ingresar al sitio web.

El trabajador de Confidencial se negó a brindar información sobre esos aspectos, según dijo Chamorro.

“Demandamos el cese inmediato de esas y otras acciones ilegales violatorias de la Constitución”, exhortó el periodista, quien pidió el acompañamiento ante la directora del Cenidh, Vilma Núñez, a ese caso.