Guatemala, 3 ago (EFE).- El Tribunal que ve el proceso del exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio, decidirá mañana el hospital en el que deberá ingresar el general retirado para que se evalúe su condición de salud.

El Tribunal B de Mayor Riesgo de Guatemala ordenó el pasado 23 de julio el internamiento del exjefe de facto (1982-1983) en el hospital público Federico Mora, en la zona 18 de la capital, pero este se canceló dos veces en menos de una semana.

Primero estaba previsto para el pasado 25 de julio, sin embargo, un recurso interpuesto por los abogados de Ríos Montt logró cancelarlo.

Lo mismo sucedió el pasado jueves, cuando un grupo de fiscales y una ambulancia de la Cruz Roja, en cumplimiento de una nueva orden del Tribunal, se presentaron ante la vivienda de Ríos Montt, donde permanece bajo arresto domiciliario, con el objetivo de trasladarlo al hospital nacional.

Fuentes oficiales han confirmado a Efe que la sesión de este martes está prevista para las 8:30 hora local (14.30 GMT) y que se celebrará en la Torre de Tribunales del país.

El Alto Tribunal, encargado de casos de gran impacto social y presidido por la jueza María Eugenia Castellanos, deberá decidir si ratifica su decisión o si por el contrario, cede a las peticiones de la defensa, que solicita que Ríos Montt sea ingresado en un centro privado.

Para este caso la defensa propone dos opciones: La primera el Centro Militar, por ser Ríos Montt un general retirado, y la segunda es la clínica Los Pinos.

Uno de los abogados de la defensa, el letrado Jaime Hernández, quien se encuentra de viaje en México por motivos laborales, adelantó a Efe que no cederán en su petición y reiteró que la decisión de ingresar a su patrocinado en el centro público es un «empecinamiento» del Tribunal, que «humilla» a Ríos Montt.

Según el letrado, el Tribunal B de Mayor Riesgo deberá decidir mañana otro centro, debido al amparo otorgado la semana pasada a Ríos Montt, en donde se asegura que el centro público no es adecuado para su ingreso.

En este sentido, aseguró que el hospital Federico Mora no cuenta con los aparatos médicos necesarios para la evaluación médica y dijo que lo único evidente en este proceso es la «amistad» de la presidenta del Tribunal con los querellantes.

Un hecho, agregó, por el que esta misma mañana la defensa recusó al alto tribunal con base en unas pruebas presentadas de las que no especificó detalles.

«Aquí o se cansan ellos o se cansan ellos», sentenció Hernández, quien mostró la disposición de la defensa por evitar a toda costa el traslado de Ríos Montt al Federico Mora.

Hernández explicó, además, que su defendido «no está loco», sino que padece una enfermedad neurológica caracterizada por la falta de irrigación de sangre en el cerebro, lo que se conoce comúnmente como demencia, una dolencia incurable e irreversible.

«Ese centro es para enfermos mentales y él no está enfermo mental», sentenció el abogado.

Ríos Montt enfrenta un juicio por la masacre de 1.771 indígenas ixiles y mayas a manos del Ejército de Guatemala durante su régimen de facto entre 1982-1983.

El exjefe de facto fue condenado el 10 de mayo de 2013 a 80 años de prisión por genocidio y deberes contra la humanidad, pero 10 días después la Corte de Constitucionalidad anuló la sentencia al argumentar irregularidades en el proceso judicial.