San José, 2 may (EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pidió hoy al Congreso la aprobación de un paquete de proyectos fiscales con el fin de paliar el déficit que enfrenta el país, que en 2015 fue del 5,9 % del Producto Interno Bruto (PIB).

El tema fiscal fue el principal eje del segundo informe anual de labores del mandatario, expuesto hoy verbalmente en la Asamblea Legislativa ante los 57 diputados del país, los presidentes de los poderes del Estado, los ministros y el cuerpo diplomático.

«De no aprobarse el conjunto de proyectos de gobernanza fiscal y fortalecimiento de la Hacienda Pública que ya están presentados ante este honorable Plenario, tendremos un escenario muy distinto para el 2018, donde podríamos enfrentar un déficit superior al 8 % del PIB», advirtió Solís.

El presidente urgió a los diputados la aprobación de iniciativas de ley relacionadas a la eficiencia en la administración de los recursos públicos, modificaciones al impuesto sobre la renta, la creación del impuesto sobre el valor agregado, del impuesto a las personas jurídicas, cambios a la ley de regímenes de exenciones fiscales y la lucha contra el fraude fiscal.

Además, una reforma a la normativa de los regímenes especiales de pensiones con cargo al presupuesto nacional y la ley sobre la promoción del buen desempeño de los servidores públicos.

«Son propuestas equilibradas de ingresos y gastos capaces de bajar el déficit fiscal en un 3,75 %, una cifra suficiente para reducir de manera significativa el riesgo actual», manifestó Solís.

El mandatario dijo que «son ahora las señoras y señores diputados quienes tienen en sus manos la responsabilidad de resolver y espero que lo hagan con prontitud y sabiduría».

El mandatario también destacó que el déficit fiscal es el único indicador negativo en la economía del país, pues en 2015 no hubo inflación y la economía creció a un ritmo del 3,7 %.

«Solo seremos capaces de superar el riesgo del retroceso y del deterioro institucional, o lo que es lo mismo, solo evitaremos caer en la peligrosa inestabilidad que ha destruido a otras naciones, si dotamos a la sociedad nacional de un régimen tributario justo, eficiente, progresivo y transparente», afirmó.

Según el presidente, la sociedad costarricense «está cada vez más consciente de la necesidad de mejorar la salud fiscal de su economía».

«En esa convicción se encuentran empresarios, sindicatos, iglesias, estudiantes, agricultores, la gran mayoría los diputados, así como voces autorizadas de la economía internacional», aseveró Solís.