Guatemala, 10 may (EFE).- Jorge Alfredo Guillen, uno de los 16 prófugos por el caso de corrupción aduanero «La Línea», supuestamente liderado por el expresidente Otto Pérez Molina y su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, se entregó hoy a las autoridades en Guatemala, confirmaron a Efe fuentes judiciales.

Guillén era el encargado de la aduana en la localidad portuaria de Santo Tomás, en el departamento de Puerto Barrios, según señalan medios locales.

Junto a Delfino de Jesús Morataya Coloma, quien fue detenido el pasado sábado en una localidad próxima a la capital, Guillén se encuentra en los juzgados atendiendo a su audiencia de primera declaración.

La trama de corrupción «La Línea» fue desarticulada el 16 de abril de 2015 y provocó la caída del Gobierno de Pérez Molina, quien se encuentra en prisión preventiva lo mismo que Baldetti.

Ambos están acusados de los delitos de asociación ilícita, cohecho activo y caso especial de defraudación aduanera, junto a otras 30 personas, entre funcionarios y particulares.

El juez Miguel Ángel Gálvez, que tiene bajo su cargo el proceso, debe celebrar una audiencia para decidir si envía a un juicio oral y público a los miembros de esa red.

La diligencia, aún sin fecha, se celebrará después de que una Sala de Apelaciones resuelva una serie de recursos pendientes.