La Habana, 27 oct (EFE).- El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, se reunió con el líder Fidel Castro durante su visita a Cuba, la primera de un mandatario luso a la isla, cuyo programa concluyó hoy con una conferencia donde reafirmó el interés de su país en desarrollar lazos aún más estrechos con Latinoamérica.

El jefe de Estado portugués y Castro sostuvieron un «amistoso encuentro» en el que hablaron sobre la resolución que condena el embargo de Estados Unidos a Cuba, la cual recibió este miércoles un respaldo internacional mayoritario en Naciones Unidas, con una histórica abstención por parte del Gobierno estadounidense.

Durante la reunión, Rebelo de Sousa destacó la posición de Portugal en contra del «bloqueo» de EE.UU, una «práctica extraterritorial rechazada universalmente», indica la nota del encuentro, publicada hoy en los medios oficiales cubanos.

El histórico líder de la revolución cubana, de 90 años, agradeció por su parte la actitud de Portugal, al tiempo que resaltó «la firmeza» del país caribeño y reiteró «el carácter brutal e inhumano de esa política que el pueblo de Cuba no aceptará jamás».

El comunicado no especifica cuando se produjo el intercambio, aunque presumiblemente tuvo lugar este miércoles en el domicilio del exmandatario, antes de las conversaciones oficiales con Raúl Castro, actual presidente de la isla y hermano menor de Fidel Castro.

A lo largo de sus tres días de visita a la capital caribeña, Rebelo de Sousa ha insistido en la necesidad de fortalecer los vínculos políticos y económicos con la isla, como parte de su estrategia hacia América Latina, a la que ve como «un área de expansión para el sector empresarial portugués».

«La relación de Portugal con América Latina, y también con Cuba, es, sobre todo, una relación de futuro», aseguró durante la conferencia magistral «Portugal y América Latina» que ofreció hoy en la Universidad de La Habana, uno de sus últimos actos oficiales en la capital cubana.

Para Portugal esta es «una región verdaderamente particular por las oportunidades que alberga» y a la que llega con las «manos llenas de optimismo» para intentar cimentar una «relación asentada sobre el respeto recíproco y con ventajas mutuas, que beneficiará a todos», agregó el mandatario.

«América Latina es una prioridad para la política exterior portuguesa y ese es el objetivo por el que defendemos en la Unión Europea una relación de mayor proximidad entre ambos continentes», afirmó Rebelo de Sousa, quien asistirá desde este viernes a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno en Colombia.

Este cónclave, cuya 25 edición estará dedicada a la juventud, la educación y el emprendimiento, es para el presidente portugués un «espacio de acercamiento» que permite «desarrollar una identidad común» y apuesta por la cooperación en campos estratégicos como la economía, la cultura y la ciencia.

Al concluir su conferencia, el gobernante agradeció la acogida en la casa de altos estudios habanera, donde recordó su pasado como profesor universitario y celebró la inauguración de la cátedra de estudios y cultura portuguesa «Eça de Queirós», célebre escritor portugués que en el siglo XIX fuera cónsul de ese país en la isla.

Marcelo Rebelo de Sousa llegó en la noche del pasado martes a La Habana, en la primera visita de un presidente luso a Cuba.

Junto al mandatario viajaron al país caribeño la secretaria de Estado de Exteriores y Cooperación lusa, Teresa Ribeiro y una variada delegación de empresarios portugueses, que participaron este miércoles en el primer foro empresarial Portugal-Cuba, con el objetivo de explorar nuevas oportunidades conjuntas de negocios.

El jefe de Estado luso concluirá su visita a Cuba en horas de la tarde de hoy, cuando parta rumbo a Cartagena de Indias (Colombia) para participar los días 28 y 29 de octubre en la Cumbre Iberoamericana.

Rebelo de Sousa continuará su gira latinoamericana en Brasilia, a donde permanecerá del 30 de octubre al 4 de noviembre e intervendrá en la XI Cumbre de la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa.