Santo Domingo, 20 abr (EFE).- Dos turistas españoles, dos ciudadanos bolivianos, dos británicos y un dominicano murieron hoy al caer una avioneta sobre un campo de golf en el oriente de República Dominicana, un accidente cuyas circunstancias son investigadas por las autoridades.

Testigos declararon que al parecer el piloto experimentó un fallo durante el vuelo e intentó aterrizar en el campo de golf, pero encontró en su camino varios árboles que no le permitieron completar con éxito la maniobra, según un informe preliminar de la Dirección de Navegación Aérea (Dina) dominicana.

Luego se escucharon «tres fuertes explosiones que mantuvieron en pánico a los residentes del lugar», según el informe entregado por la Dina al Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), informó en un comunicado este organismo.

Sin embargo, otras fuentes de aviación consultadas por Efe afirmaron que el aparato no reportó ningún tipo de incidencia entre el despegue y el momento del accidente.

La aeronave había salido del aeropuerto internacional de Punta Cana y se dirigía a Arroyo Barril, en la provincia de Samaná (noreste del país), cuando por causas desconocidas se precipitó sobre un campo de golf situado en la urbanización «Cocotal Golf and Country Club», situado en Bávaro, a escasos 20 kilómetros del citado aeródromo.

Unidades del cuerpo de bomberos de la zona y de los organismos de socorro intervinieron de inmediato, debido a que la aeronave se incendió.

Fuentes consultadas por Efe informaron en un principio que a bordo del aparato se encontraban cuatro ciudadanos españoles y algunos medios locales indicaron que la totalidad de los pasajeros eran rusos.

Sin embargo, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, precisó desde Luxemburgo que entre los siete fallecidos hay dos de nacionalidad española y otros dos bolivianos.

A su vez, lamentó los hechos y explicó que le fue transmitida la noticia por las autoridades consulares españolas en la zona.

Por su parte, el ministro dominicano de Turismo, Francisco Javier García, a través de un comunicado, expresó su pesar por lo ocurrido y dijo que la cartera que dirige ofrecerá toda la ayuda que se precise a los familiares de los fallecidos.

«En nombre del ministerio de Turismo y en el mío propio quiero expresar mi dolor y solidaridad con los familiares de las personas fallecidas en este lamentable accidente», según la nota del ministerio de Turismo.

«No nos queda más que expresar nuestra solidaridad y poner a disposición de los familiares de las víctimas mortales toda la ayuda que requieran», remarcó.

Técnicos del IDAC y miembros de la Comisión Investigadora de Accidentes de la Junta de Aviación Civil (JAC) se trasladaron al lugar de los hechos con el objetivo de esclarecer lo ocurrido.

Por su parte, la Comisión investigadora de accidentes de aviación (CIAA) informó que ya se han levantado las evidencias en el lugar del suceso y que los cuerpos fueron trasladados al Instituto Nacional de Ciencias Forenses, en Santo Domingo, para practicarle la necropsia.

El piloto, de nacionalidad dominicana, fue identificado como Héctor Soriano, el resto de las víctimas del aparato aún sigue sin identificar.

El IDAC señaló que la aeronave es del tipo PA-32, matrícula HI- 957 y perteneciente a la compañía Sky-High.

Fuentes cercanas a la investigación explicaron a Efe que los cadáveres de los dos ciudadanos españoles serán repatriados «lo antes posible».

En un comunicado, el IDAC señaló que corresponderá a la Comisión Investigadora de Accidentes de Aviación, de la Junta de Aviación Civil (JAC), ofrecer las explicaciones sobre las causas de la tragedia.

Por último, el IDAC expresó su solidaridad con los familiares de los siete fallecidos en el siniestro, a quienes envió sus condolencias y se mostró en disposición de colaborar en todo lo posible para las gestiones de identificación de los cuerpos.