San Juan, 21 abr (EFE).- Puerto Rico reforzará su programa de rescate de mamíferos marinos para continuar con la recuperación en la costa local de especies como la ballena jorobada, una especie que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) propuso eliminar de su lista de especies en peligro de extinción.

La secretaria del Departamento de Recursos Naturales (DRNA), Carmen Guerrero Pérez, celebró hoy al anuncio del lunes de la NOAA y aseguró que es un estímulo para seguir con los planes de protección de la ballena jorobada y otros cetáceos a su paso por las costas Puerto Rico.

En un comunicado afirmó que el personal de la agencia que dirige continuará su gestión para proteger ese animal marino por medio de la reglamentación existente y de campañas educativas.

«Me hago eco del júbilo que sienten los biólogos, vigilantes y todo el personal en la agencia que de diferente forma colaboran en la protección de las diversas especies de mamíferos marinos y, en especial, de la ballena jorobada», subrayó la funcionaria.

Guerrero Pérez señaló que el anuncio es una muestra del éxito que se puede alcanzar cuando gobiernos, científicos y comunidades de diferentes países se unen por una causa común.

Sin embargo, aseguró que el programa de rescate de mamíferos marinos del DRNA no por ello se va a relajar, sino que mantendrá un estricto control a través de la base de datos de avistamientos de estas ballenas y continuará con las labores de orientación acerca de la presencia de especies marinas en las playas locales y de cómo apreciarlas sin acoso que ponga en peligro su reproducción.

A mediados de este mes personal del DRNA participó del Festival de la Ballena en el municipio de Rincón con el propósito precisamente de educar a la población, a lo que se suma una serie de charlas educativas sobre las ballenas y otros mamíferos marinos previstas para mayo.

La Ley de Vida Silvestre y el Reglamento para regir las especies vulnerables y en peligro de extinción de Puerto Rico prohíbe que las personas se acerquen, molesten o acosen a una ballena.

La propuesta de la NOAA anunciada el lunes consiste en dividir la población de ballenas jorobadas de todo el mundo en catorce grupos según el área en la que habitan normalmente.

La NOAA propone sacar a diez de esos grupos de la lista de especies en peligro de extinción, rebajar otros dos de ellos al grado de «especies amenazadas» y mantener sólo a dos en la categoría de peligro de extinción.

Las ballenas jorobadas del Atlántico Norte comienzan a llegar a Puerto Rico para reproducirse en noviembre y su visita se puede prolongar entre marzo y abril.