San Juan, 1 dic (EFE).- El Gobierno de Puerto Rico anunció hoy el desvío de fondos de empresas públicas para “tratar de pagar” los vencimientos de deuda a los que tenía que hacer frente este martes, pero advirtió de que es una solución temporal y que necesita la intervención urgente de Washington.

“Ante el rápido deterioro de la situación (…), he ordenado la retención de ingresos asignados ciertas entidades públicas para el pago de las deudas”, explicó el gobernador, Alejandro García Padilla, ante el Senado federal en Washington, según el texto de su discurso difundido por La Fortaleza.

Sin embargo, apuntó que ello supone “incurrir en el pago de nuestras propias deudas” y entrar en un “caótico proceso” que únicamente se podrá detener si, según dijo, el Congreso de EE.UU. autoriza a la isla a acogerse a la Ley federal de Bancarrota.