Managua, 17 oct (EFE).- La Policía Nacional tomó hoy control de las calles de Mina El Limón, donde opera la minera B2Gold, tras los daños causados por trabajadores que se manifestaron violentamente contra la transnacional en las semanas pasadas, informó hoy el Gobierno de Nicaragua.

“La Policía comenzó, desde tempranas horas de este sábado, labores de limpieza y ordenamiento en las calles, con el fin de restablecer la movilización ciudadana”, dio a conocer el Gobierno, a través de una declaración.

Los trabajos en el yacimiento de oro se encuentran paralizados desde septiembre pasado debido a las protestas violentas que se cobraron la vida de un policía y mantenían obstruidas las calles de la comunidad contigua, Mina El Limón, ubicada a unos 140 kilómetros al noroeste de Managua.

Un momento de tensión se vivió durante el operativo policial, cuando un grupo de trabajadores, denominados por el Gobierno como “grupo vandálico”, mostró resistencia.

Tres policías resultaron con lesiones durante la refriega, según la información oficial, que no especificó si hubo heridos entre los trabajadores.

Los disturbios iniciaron cuando B2Gold despidió a tres sindicalistas por supuesta violación a normativas internas.

La empresa ha llamado en múltiples ocasiones a sus obreros a abandonar la violencia e iniciar labores, sin éxito.

La tensión provocó un aislamiento en la comunidad, que resultó en el desabastecimiento de víveres.

Al menos 800 familias dependen de los ingresos que aporta la compañía en la zona, según B2Gold.

Con ventas de 385,9 millones de dólares, el oro fue en 2014 el tercer producto de exportación de Nicaragua, por detrás de la carne de bovino y el café.