Guatemala, 28 abr (EFE).- El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina, acusado de liderar una trama de corrupción en la mayor portuaria del país, dijo hoy que hay “una mala intención” para involucrarlo en delitos de corrupción que no tienen “sustento” y que “son una mentira”.

Durante la audiencia de primera declaración que se celebra este jueves en un juzgado de Guatemala, Pérez Molina aceptó declarar ante el juez Miguel Ángel Gálvez, a quien le dijo que “no” entiende las acusaciones en su contra, porque “no son cosas reales”.

Pérez Molina está acusado por la Fiscalía, junto con la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, de liderar una trama de corrupción para la adjudicación a la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) del proyecto para la ampliación de la terminal de Puerto Quetzal, a cambio de un soborno millonario.