Guatemala, 25 abr (EFE).- El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina, calificó hoy de una “ridiculez” el testimonio de Juan Carlos Monzón, el colaborador de la Fiscalía que lo implica en el caso de corrupción descubierto en la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) por unos 24,5 millones de dólares.

A su arribo a la torre de tribunales donde este lunes participará en la audiencia de primera declaración, el exmandatario rechazó la versión dada al Ministerio Público (MP) como anticipo de prueba por Monzón, ex secretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, también involucrada en este caso.

“Lo que necesitamos es que se investigue, es una ridiculez que se pueda decir una cosa de esas”, respondió Pérez Molina consultado por periodistas sobre el testimonio del colaborador.

En un audio filtrado a medios de comunicación local la semana pasada, Monzón dijo que la comisión por el usufructo de la TCQ, ubicada en Puerto Quetzal, en el departamento sureño de Escuintla era de 30 millones de dólares.

“Es falso”, enfatizó el expresidente, y agregó que “hay que buscar los antecedentes de los colaboradores eficaces”.

A la audiencia de primera declaración también están citados, además de Pérez Molina y Baldetti, otros nueve detenidos, entre ellos el director general de TCQ, el empresario español Juan José Suárez.

La vista está prevista que comience a las 09:00 hora local (15:00 GMT) en el Juzgado B de Mayor Riesgo, que preside el juez Miguel Ángel Gálvez.

Las 11 personas implicadas en esta caso ya se encuentran en la sala de audiencia.