San Juan, 28 dic (EFE).- El secretario general de la Organización Caribeña de Turismo (CTO, en inglés), Hugh Riley, afirmó hoy que el panorama para dicho sector para el año 2019 se ve «brillante», con un sentido «de optimismo, entusiasmo y mucha esperanza».

Según dijo Riley, ese optimismo se debe a que a pesar de la devastación que causaron varios huracanes sobre el Caribe en el año 2017, entre ellos, Irma y María, en el 2018 todo se revirtió.

«Estamos muy emocionados con nuestras expectativas, debido al increíble cambio que hemos visto en los destinos más golpeados por los ciclones», indicó.

Riley reafirmó su optimismo por el progreso en que países miembros y simpatizantes del CTO continúan progresando sin cesar, manteniendo el ímpetu que desarrollaron tras la temporada de huracanes en el 2017 para mantener firme el sector turístico de la zona.

Ante ello, Riley destacó la reconstrucción y la reapertura de alojamientos, mientras que los aeropuertos volvieron a operar de manera regular con el regreso de algunas aerolíneas a tiempo completo y los diversos servicios en los aeropuertos.

«Todo eso ayuda a que aumente la cantidad de visitantes viajando, mientras que los mensajes positivos y promociones en el mercado han activado a los destinos que no fueron afectados registrando un crecimiento continuo», afirmó Riley.

Riley dijo además que la demanda de turistas internacionales «es fuerte» y que los residentes del Caribe «continúan con su plan de búsqueda de explorar y disfrutar de los placeres de los países vecinos».

Sobre el sector de la llegada de barcos cruceros, el funcionario indicó que la mayoría de los puertos afectados por los huracanes ya fueron reparados y que el número de estas embarcaciones a la zona han regresado a la normalidad.

Riley detalló que la visita de barcos cruceros registró un crecimiento de 13,7 % desde mayo a septiembre y de 17,1 % en el tercer periodo de 2018.

Por ello, es que Riley afirmó que el panorama para dicho sector para el año 2019 se ve «brillante», por lo que esperan declarar el año entrante como «El año de los festivales» en el Caribe.

«Simplemente manifestado, la región cuenta con un ritmo que no se puede replicar en ninguna otra parte del mundo», resaltó.