San José, 27 jun (EFE).- Los pequeños negocios aledaños al volcán Poás en Costa Rica han entrado en crisis con una drástica reducción de sus ventas debido a las erupciones que ha protagonizado el coloso este año, indica un estudio divulgado hoy.

El Parque Nacional Volcán Poás, uno de los más visitados de Costa Rica, permanece cerrado desde abril pasado debido a las erupciones, lo que ha traído un reducción dramática de los turistas que sostienen la economía de los pequeños pueblos cercanos al volcán.

Las comunidades no se han visto afectadas por la ceniza ni los gases del Poás y los comercios ofrecen sus productos y servicios de manera normal, pero la afluencia de turistas ha disminuido considerablemente, lo que está generando pérdidas mensuales por 1,1 millones de dólares en la zona.

Este cálculo de pérdidas incluye asuntos como ventas, empleos, insumos y financiamiento de los locales dedicados a venta de recuerdos o ‘souvernirs’, comidas, frutas, artesanías, entre otros.

Así lo afirma el estudio «Impacto económico del cierre del Parque Nacional Volcán Poás en la región y el país» elaborado por la Universidad Latina (privada).

El estudio detalla que antes del cierre del parque nacional cada negocio registraba en promedio ingresos diarios por 769.643 colones (unos 1.300 dólares), cifra que ha caído a 40.000 colones (70 dólares).

«Esto dificulta a los comercios pagar sus planillas. Los ingresos de los negocios han disminuido considerablemente, pero sus deudas se mantienen igual. Esto no solo crea un problema económico y financiero, sino que también social, ya que el cierre de estos negocios generaría un serio problema de desempleo», explicó la directora de Investigación de la Universidad Latina, Sindy Chaves.

Los pequeños negocios cercanos al volcán son en su mayoría de estructura familiar con un promedio de operación de 12 años y debido a la caída del turismo han reducido sus compras a proveedores en un 67 %.

El estudio determinó que el 16 % de los comercios ya no puede hacer frente a la crisis, el 68 % aguantará un mes más esta situación, el 11 % soportará dos meses y el 5 % solo 4 meses.

«Antes del fin de año muchas de estas empresas entrarían en proceso de quiebra», sentencia el informe.

La investigación se realizó durante un mes a partir de la segunda semana de mayo, mediante visitas a 21 de los 38 comercios de las localidades de Fraijanes, Poás y Poasito, las más cercanas al volcán.

El volcán Poás, situado en la provincia de Alajuela, 60 kilómetros al noroeste de San José, ha incrementado su actividad desde abril pasado con erupciones constantes de ceniza, líquido y gases.

Este volcán es visitado anualmente por miles de turistas, quienes son atraídos por su cercanía con San José, su laguna de agua turquesa y su gigantesco cráter.

En abril pasado el Gobierno de Costa Rica lanzó una campaña para que los turistas locales visiten las zonas cercanas al volcán, que también tienen sus propios atractivos como bosques y cataratas.