Panamá, 30 jun (EFE).- Panamá y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) firmaron hoy un acuerdo que define acciones de cooperación entre ambos hasta 2019, con prioridad en el desarrollo rural y la lucha contra el hambre y la malnutrición, informaron fuentes oficiales.

El acuerdo fue suscrito por la vicepresidente y canciller panameña, Isabel De Saint Malo, y el Coordinador de la FAO para Mesoamérica y Representante en Panamá, Tito Díaz.

El convenio está alineado con el Plan Estratégico de Gobierno y marcará la pauta de la cooperación entre la FAO y Panamá hasta el año 2019.

También contribuirá a los esfuerzos del plan de cooperación de Panamá Coopera 2030, lanzado recién y que aborda la cooperación sur-sur, la cooperación triangular, la ayuda oficial al desarrollo y las nuevas modalidades multisectoriales.

Se enmarca además el principal objetivo de la cooperación FAO-Panamá de responder a los desafíos de la inseguridad alimentaria y nutricional, de la pobreza rural y de la gestión de los recursos naturales.

De Saint Malo resaltó en ese sentido que con este acuerdo la FAO «concentrará su colaboración con el Gobierno para la realización de las metas estratégicas de erradicación del hambre y alcance de la seguridad alimentaria y nutricional para la población panameña».

Díaz, por su parte, señaló que una mayor inversión en el campo, la adecuada asignación de recursos para las políticas de seguridad alimentaria y nutricional «permitirán a Panamá desarrollar sistemas agroalimentarios sostenibles y mejorar la calidad de vida de los habitantes rurales».

También ayudará a este objetivo la atención centrada en los grupos de mayor vulnerabilidad, dando prioridad a la inclusión de mujeres, jóvenes y pueblos indígenas en los programas de combate a la malnutrición y reducción de la pobreza rural, de acuerdo con el Representante de la FAO en Panamá.

La cooperación entre FAO y el Gobierno panameño abordará además el fortalecimiento institucional y las políticas públicas para alcanzar las metas de los compromisos internacionales adquiridos por Panamá, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París, entre otros.

A través de la coordinación de esfuerzos para fortalecer la agricultura familiar, FAO y Panamá impulsarán el desarrollo de sistemas alimentarios más sostenibles y sensibles a la nutrición.

De acuerdo a las cifras oficiales del país, la malnutrición afecta a Panamá en dos sentidos. Por un lado, la subalimentación afecta al 9,5 % de la población y el 36 % de niños y niñas menores de 5 años padecen anemia.

La obesidad y el sobrepeso también son una amenaza creciente. Se estima que el 26 % de los panameños y panameñas en edad adulta padece obesidad, mientras que cerca del 62 % sobrepeso.

En coordinación con el Gobierno, la FAO y las autoridades de las Comarcas y pueblos Indígenas trabajarán en estrategias coordinadas para reducir las cifras de subalimentacióón, que en territorios aborígenes alcanza a más del 60 % de la población, según la información.