Panamá, 28 jun (EFE).- El Gobierno de Panamá tildó hoy de «gran noticia» la calificación obtenida en materia de transparencia fiscal por parte de la OCDE y descartó que, tras ello, el país pueda ser incluido en la lista de paraísos fiscales que elabora el G20.

«Los resultados, dados a conocer hoy, implican que Panamá no será incluido en la lista de países no cooperadores con los estándares de transparencia fiscal del G20», indicó el ministro panameño de Economía y Finanzas, Dulcidio de la Guardia.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informó hoy que Panamá salió de una de las «listas negras» del Foro Global sobre la Transparencia Fiscal, que examina específicamente el cumplimiento en los últimos 15 meses de un criterio sobre intercambio de información, el llamado Exchange of Information on Request (EOIR)

«Es un gran noticia y con ella se reafirma el reconocimiento de la comunidad internacional al trabajo que está haciendo esta Administración para eliminar de una vez por todas la falta de estándares que tenía Panamá en materia de transparencia fiscal y financiera», añadió el ministro, al presentar a la prensa balance de sus tres años al frente de la cartera.

Tras la publicación de los llamados papeles de Panamá en abril del año pasado, el G20, que agrupa a las economías emergentes y más avanzadas del mundo, acordó elaborar una lista de países que no colaboran en materia de transparencia financiera y fiscal.

El director general de Ingresos de Panamá, Publio Cortés, explicó en la misma rueda de prensa que el grupo «había establecido el año pasado que si los países que todavía no habían cumplido ciertos estándares no se actualizaban, iban a establecer una lista de países no cooperantes».

Estos estándares, añadió Cortés, son tres: comprometerse a compartir información bancaria de manera automática a partir de 2018, adherirse a la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal de la OCDE (MAC, por sus siglas en inglés) y salir de la lista negra del Foro Global sobre el criterio EOIR.

«Este tercer elemento era tan importante que, aunque el país tuviera los otros dos, que ya Panamá los tenía, podíamos ser de todos modos incluidos», apuntó el director general.

El escándalo de los papeles de Panamá reveló que personalidades de todo el mundo contrataron a lo largo de cuatro décadas los servicios de un bufete panameño para crear sociedades «offshore» en distintos paraísos fiscales y desató todo un vendaval de críticas contra el sistema financiero del país centroamericano.

El ministro De la Guardia recordó que en los últimos 3 años el Gobierno aprobó 24 leyes y 27 decretos en materia de transparencia fiscal, y consiguió «en tiempo récord» sacar al país de la lista negra sobre blanqueo de capitales del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), en la que Panamá entró en 2014.