Panamá, 7 ene (EFE).- El presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció hoy la creación de una fuerza de seguridad especial en la provincia caribeña de Colón, un enclave económico importante, azotado desde hace años por la violencia, el narcotráfico y las pandillas.

“Aprovecho mi estadía en esta provincia para anunciarle al país la creación de una Fuerza de Tarea de Colón, donde se van a integrar todas las agencias de seguridad del Estado con un solo fin, que es que Colón tenga las mismas cifras de seguridad que tienen las otras provincias del país”, indicó el mandatario.

Una vez que se reduzca la violencia en esta zona, agregó Varela, “Panamá va a poder ser uno de los países, sino el país más seguro de América Latina”.

Panamá ha logrado en los últimos años tasas de homicidios de 9 por cada 100.000 habitantes, una cifra considerablemente mayor en Colón, que cerró 2018 con al menos 80 muertes violentas relacionadas con el crimen organizado.

El Gobierno panameño ha implementado varios esquemas de seguridad en su empeño por convertir a la provincia de Colón en un emporio turístico y comercial, debido a que en ella se encuentra la zona libre más grande del continente y puertos que sirve no solo a los grandes buques que pasan por el Canal de Panamá si no también a cruceros.

En marzo de 2017, el Gobierno de Varela ordenó el despliegue de 300 nuevos agentes de elite para reforzar la seguridad y combatir la delincuencia común y organizada tanto en la capital panameña como en la vecina Colón.

Decenas de vecinos y autoridades de Colón se manifestaron el domingo por las calles de la capital homónima de la provincia para exigir el fin de la ola de violencia, que en lo que va de año ya se ha cobrado la vida de al menos cuatro personas.

La ciudad de Colón, ubicada a orillas del Mar Caribe y a 80 kilómetros al norte de la capital, es una de las más pobres y conflictivas del país y sus calles son testigo de constantes peleas entre pandillas, ajustes de cuentas y homicidios.

La ciudad está siendo sometida a un ambicioso proyecto de renovación urbana que busca rescatar el centro colonial y atraer turismo.

“Tengan la seguridad que vamos a hacer lo que nos toque hacer para darle a Colón y a Panamá la seguridad que esta provincia y este país se merecen”, afirmó este lunes el gobernante, quien entregará el poder el próximo 1 de julio a quien resulte electo en los comicios generales del 5 mayo.

Panamá decomisó en 2017 al menos 84,6 toneladas de droga, la mayoría cocaína, una cifra récord de acuerdo con los datos oficiales.