Panamá, 28 jun (EFE).- Panamá negociará con China un tratado de libre comercio, mientras que con Taiwán, con la que rompió lazos diplomáticos, comenzará conversaciones para el establecimiento recíproco de una oficina comercial, informó hoy a Efe el vicecanciller panameño, Luis Miguel Hincapié.

Panamá estableció el pasado 13 de junio relaciones diplomáticas con China y rompió las que mantenía con Taiwán, que tildó de «acto desleal» la sorpresiva decisión panameña.

Hincapié explicó este miércoles en una entrevista con Efe que «en los primeros días de julio» próximo «la primera de varias misiones» de alto nivel viajará a Pekín para comenzar los contactos con sus pares de ese país y «armar una agenda», porque los asuntos que hay que definir «son muchos» y en una sola visita no se resolverán.

Una de las negociaciones será para el establecimiento de un tratado de libre comercio (TLC) bilateral, lo cual «es del interés» de ambos países, especificó.

«El tema comercial, de turismo, migratorio» destacan en el interés de Panamá, pero «hay que ir poco a poco, no es tan rápido como quisiera» el país centroamericano, comentó Hincapié, porque «de la agenda global de temas hay que pasar a la agenda de cada ministerio».

Luego de las misiones de directores, se dará otra de ministros, para posteriormente concretar la fecha de la visita del presidente panameño, Juan Carlos Varela, a Pekín, detalló el vicecanciller.

El presidente chino, Xi Jinping, invitó a su colega Varela el 14 de junio, un día después del rompimiento de relaciones con Taiwán, a realizar una visita oficial a Pekín este año.

Tras la ruptura diplomática con Taiwán se espera que transcurrido un mes se termine el proceso de cierre de las respectivas embajadas y se inicien las conversaciones para el intercambio de oficinas comerciales, porque «es de interés de ambos» que «exista una relación comercial», acotó.

«Taiwán es usuario del canal, tiene grandes inversiones en Panamá, hay empresas grandes aquí, es un interés legítimo y se va a conversar luego de que se termine el cierre de embajadas», aseguró.

Hincapié indicó que «se tratará de revivir todos los acuerdos comerciales que se derogaron automáticamente, incluyendo el tratado de libre comercio, con la ruptura de relaciones».

«Al reconocer una sola China, no se puede mantener un tratado con alguien a quien no reconocemos, por eso la figura es la de lograr un acuerdo que replique todas las cláusulas comerciales que existían en el TLC» con Taiwán, para «preservar también el interés de los numerosos empresarios panameños que comercian» con Taipei.

Es básicamente lo que se tenía con China, antes del establecimiento de relaciones diplomáticas, lo que se va a establecer con Taiwán, precisó.

«Es parte de lo que se conversó en su momento cuando se establecieron relaciones diplomáticas» con China, refirió el vicecanciller, y «es un interés legítimo de Panamá establecer relaciones comerciales porque hay una inversión grande de empresas taiwanesas en Panamá y muchos exportadores panameños con negocios en Taiwán, es un número grande y se quiere proteger».

Para China, oficialmente, Taiwán es una provincia rebelde.