Guatemala, 25 abr (EFE).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, negó hoy que el Ejército de su país haya movilizado a 3.000 soldados en la frontera con Belice tras la muerte, el pasado miércoles, de un menor de 13 años a manos de las fuerzas del país vecino.

“Se generaron muchos rumores de que nosotros habíamos movilizado 3.000 soldados, cosa que es mentira”, manifestó Morales a los periodistas, y agregó que la actuación consistió en “redoblar” la presencia de las fuerzas de seguridad para que la población “se sintiera con presencia por parte de nuestro Estado” y evitar cualquier incidente.

El ministro de Defensa de Guatemala, Williams Mansilla, informó el jueves pasado que el Ejército había desplegado a unos 3.000 soldados en la frontera con Belice, como parte de medidas “disuasorias para evitar” hechos como la muerte del menor guatemalteco.

El pasado sábado Mansilla defendió el despliegue militar en la zona fronteriza y explicó que la maniobra en ningún momento tenía la intención de aumentar la tensión bilateral.

El Gobierno guatemalteco denunció que el miércoles pasado las fuerzas de seguridad de Belice perpetraron un ataque contra tres guatemaltecos en la frontera, un hecho que se saldó con la muerte del menor, mientras que su hermano de 11 años y el padre de ambos resultaron heridos.

Belice aseguró que sus fuerzas de seguridad respondieron a un tiroteo “en defensa propia” y, para verificar lo sucedido, solicitó el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo que anunció una investigación sobre el incidente.

La Cancillería guatemalteca mostró sus dudas sobre esta versión y dijo que no se cree “la excusa” del Gobierno beliceño porque las fotos del cadáver del menor muestran que recibió al menos ocho disparos, cuatro por la espalda.

“Hemos sido un país realmente pacífico en todas las relaciones con Belice (…) Todas las agresiones militares o de instituciones de defensa y de seguridad han venido de Belice hacia civiles guatemaltecos”, enfatizó Morales, quien aseguró además que Guatemala siempre ha respetado los derechos de los beliceños.

En la zona han muerto desde 1991 un total de 10 guatemaltecos “atacados por fuego beliceño”, mientras que por parte del Ejército de Guatemala “no hay un solo incidente” del que el Gobierno de Belice “pueda quejarse”, según información de la cancillería guatemalteca.

Los dos países mantienen una disputa territorial en la que Guatemala reclama 12.272 kilómetros cuadrados del territorio que hoy ocupa Belice, lo que representa un poco más de la mitad de ese país.

Morales pidió hoy al país vecino que se respeten los derechos de los guatemaltecos, “fundamentalmente el derecho a la vida”, y dijo que el incidente del fallecimiento del menor se tratará a través de la vía “diplomática y judicial”, porque es necesario que se haga justicia por la muerte “cobarde” del adolescente.

Morales mantuvo la pasada semana un encuentro en Washington con el primer ministro de Belice, Dean Barrow, tras el que llegaron al “acuerdo verbal” de pedir una investigación “por parte de una comisión internacional neutra” que “podría ser” la OEA.

Para tal situación, el secretario de la OEA, Luis Almagro, les pidió a ambos países enviar una carta, y Morales añadió que la misiva guatemalteca ya fue enviada, por el deseo de que esto se pueda resolver “por la vía legal y pacífica”.

“Nuestras instituciones de seguridad siempre han respetado la vida y eso mismo estamos pidiendo de Belice hacia los civiles guatemaltecos”, zanjó Morales.