Tegucigalpa, 31 jul (EFE).- Miles de hondureños participaron hoy en Tegucigalpa en dos marchas contra la corrupción y la impunidad, y en rechazo a un diálogo propuesto por el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, para el que la OEA ha designado como representante al diplomático chileno John Biehl del Río.

Los manifestantes, algunos de ellos a bordo de motocicleta, portaban linternas, banderas del país y pancartas contra la corrupción y el Gobierno de Hernández.

«El pueblo lo que esta pidiendo y lo está demostrando con estas marchas, es que necesitamos una Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicih)», dijo a Efe el dirigente del movimiento «Oposición Indignada», Fabricio Sandoval, quien participó en la movilización.

Una de las manifestaciones comenzó frente a las instalaciones del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y se dirigió a la sede de la Corte Suprema de Justicia, donde los protestantes entonaron el himno de Honduras y exigieron castigo para los que desfalcaron al Seguro Social.

«Estamos protestando por esos juicios débiles que ha dictado la Corte Suprema de Justicia en contra de personas implicadas en el (desfalco) del Seguro Social y que solo les ponen que paguen una cantidad de dinero, y para nosotros no es justo», subrayó Sandoval.

El Supremo hondureño pospuso ayer jueves para el 17 de agosto una audiencia de la diputada Lena Gutiérrez, una de los vicepresidentes del Parlamento de Honduras, quien recientemente pagó una fianza por 904.977 dólares impuesta por un juez, para dar tiempo para que los equipos de la defensa puedan analizar los medios de prueba.

Dos hermanos de la diputada, su padre, el empresario Marco Tulio Gutiérrez, y otras quince personas implicadas en presuntos actos de corrupción, figuran entre los otros quince imputados en un caso asociado con la empresa Astropharma, que habría hecho fraude en una supuesta venta de medicinas al Estado a través de la Secretaría de Salud.

Los manifestantes expresaron su rechazo al diálogo «sin condiciones» y al Sistema Integral Hondureño de Lucha Contra la Corrupción e Impunidad (SIHCCI) propuestos el 23 de junio pasado por el presidente hondureño.

«Rechazamos el diálogo, para nosotros es una mentira, eso es dar más de lo mismo, no resolver los casos, no enjuiciar a los corruptos y seguir en un clima de impunidad», enfatizó el dirigente de «Oposición Indignada».

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, designó el martes a Biehl como su representante especial para Honduras, para que sirva como «facilitador» en el proceso de diálogo nacional propuesto por Hernández, indicó la OEA en un comunicado.

Centenares de simpatizantes del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda) recorrieron el bulevar Suyapa de Tegucigalpa también con consignas y pancartas contra la corrupción y la impunidad en el país, y finalizaron la marcha cerca de la Casa Presidencial, en protesta contra la corrupción y la impunidad en el país, y concluyeron cerca de la Casa Presidencial.

«Los indignados» es un movimiento social integrado en su mayoría por jóvenes, que desde mayo pasado promueven marchas en las principales ciudades del país para exigir también la renuncia del presidente y su Gabinete de Gobierno.

Los manifestantes también expresaron su apoyo al periodista hondureño David Romero, quien enfrenta una querella por difamación y calumnia, entre otros delitos, y cuyo juicio oral y público continuará el próximo lunes.

«Esperamos que no se aparten de los preceptos que ya establece la norma para que salgamos con esto adelante, avante», dijo a periodistas Romero al salir de la audiencia, acompañado por familiares suyos y diputados del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), entre ellos el expresidente hondureño Manuel Zelaya.

Romero es acusado de 41 delitos relacionados con calumnia y difamación tras denunciar en agosto del año pasado en un programa de Radio Globo, de la cual es director, que el fiscal adjunto, Rigoberto Cuellar, y su esposa, Sonia Gálvez, utilizan «los bienes de la institución para trabajo privado de (su) bufete».