Bogotá, 14 dic (EFE).- Las diez víctimas que representarán a los damnificados del conflicto armado colombiano en la presentación mañana del acuerdo concretado por el Gobierno y la guerrilla de las FARC y que busca reconocerles y repararles, llegaron hoy a La Habana, informaron fuentes oficiales.

Según se aprecia en varias fotografías divulgadas en Twitter por el Alto Comisionado de Paz de Colombia, entre las víctimas seleccionadas por las Naciones Unidas se encuentra Yanette Bautista, presidenta de una fundación para buscar a desaparecidos, y la periodista Jineth Bedoya, que fue secuestrada y violada por paramilitares cuando realizaba un reportaje.

También han llegado a La Habana la exsenadora Piedad Córdoba, que fue secuestrada por paramilitares en 1999 y en 2010 y destituida e inhabilitada por 18 años para ejercer cargos públicos por tener contactos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Otras destacadas víctimas son el general Luis Herlindo Mendieta, cautivo de las FARC durante casi doce años; el gobernador Alan Jara, ocho años secuestrado por esa guerrilla, y María Soledad Garzón, hermana del humorista Jaime Garzón, asesinado en 1999 por sicarios mandados por las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Todos ellos habían viajado antes a La Habana en alguna de las cinco delegaciones de víctimas que conformó la ONU el pasado año a petición del Gobierno y las FARC para participar en el punto de reconocimiento y reparación de los damnificados en el conflicto.

Este apartado, que se abrió en Cuba en agosto de 2014, es el cuarto de los cinco puntos de los que consta la agenda para firmar la paz, algo que las partes esperan conseguir antes del próximo 23 de marzo.

Portavoces del Gobierno y la guerrilla dijeron hoy ante los medios en la capital cubana que ya está listo este acuerdo, que definieron como “trascendental”.

Se espera que mañana se presente el mismo en una “ceremonia solemne” a la que asistirán, además del grupo de diez víctimas, los jefes de los negociadores de ambas partes, Humberto de la Calle por el Ejecutivo colombiano e “Iván Márquez”, alias de Luciano Marín Arango, por las FARC.

El documento del acuerdo sobre víctimas incluye verdad, justicia y reparación para los damnificados, así como garantías de no repetición.

Uno de los aspectos más espinosos que dentro de él se encuentra es el sistema de justicia transicional que se aplicará a los responsables del conflicto tras la firma de la paz, apartado que fue presentado el pasado 23 de septiembre en un acto en La Habana en el que participaron el presidente Juan Manuel Santos y el líder máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”.

Con este acuerdo solo quedaría por cerrar el punto relativo al fin del conflicto, tema que una subcomisión técnica integrada por altos mandos militares colombianos y guerrilleros discuten desde hace varios meses.