Guatemala, 6 may (EFE).- La premio Nobel de la Paz Jody Williams reclamó hoy al Gobierno de Guatemala que agilice las reparaciones a las mujeres de la comunidad Sepur Zarco, que denunciaron su esclavitud sexual durante el conflicto armado interno y lograron una sentencia histórica contra dos militares.

“Son mis heroínas”, subrayó Williams en una conferencia de prensa en la que alabó el valor de estas 15 mujeres para levantarse contra una sociedad todavía “machista” y denunciar un drama, el de la violencia sexual durante los conflictos armados, que sigue latente.

La sentencia, dictada el pasado febrero, logró condenar al teniente coronel retirado Esteelmen Francisco Reyes Girón a 120 años de prisión y al excomisionado (colaborador civil) del Ejército Heriberto Valdéz Asij a 240 por “un daño irreparable” a “toda una población”.

Ambos, según la resolución, fueron responsables de delitos de lesa humanidad, desaparición forzada y asesinato durante el conflicto armado interno en Guatemala (1960-1996) por someter a esclavitud sexual a 15 mujeres de la etnia maya q’eqchi’.

Con su victoria judicial, resaltó la premio Nobel, estas mujeres han logrado transformar su papel de “víctima” en el de “supervivientes”, al tiempo que ofrecen un futuro para su comunidad.

De hecho, insistió Williams, su gran preocupación es que las medidas de reparación incluidas en la sentencia para beneficio de la comunidad, entre las que se incluye la construcción de un centro educativo de grado medio, otro de salud, la dotación de becas a todos los alumnos y la continuidad de las investigaciones de otros casos, se ejecuten.

“Tenemos un poquito de preocupación porque no veo que haya un plan fijo”, afirmó la activista.

Por este motivo, ha reclamado una reunión con el presidente del país, Jimmy Morales, y con sus ministros para fijar una hoja de ruta que permita implementar estas medidas y mejorar la situación de esta comunidad empobrecida.

“Hoy no es posible el desarrollo de un proyecto de vida para las niñas y adolescentes porque no hay trabajo ni posibilidad de estudiar”, alertó Paula Barrios, coordinadora de Mujeres Transformando el Mundo (MTM), otra de las organizaciones que trabaja en defensa de estas mujeres.