San Juan, 3 jun (EFE).- La Junta de Supervisión Fiscal, entidad federal de control al Ejecutivo de Puerto Rico, anunció hoy que adoptó una resolución de consentimiento unánime para someter a la Asamblea Legislativa el presupuesto propuesto por el gobernador, Ricardo Rosselló, para el próximo años fiscal, sujeto a condiciones.

La entidad federal informó a través de un comunicado que consideraba que la versión más reciente del presupuesto propuesto por el gobernador cumple sustancialmente con el plan fiscal certificado del Gobierno de Puerto Rico y que los niveles agregados de ingresos y gastos son consistentes con aquellos en el plan fiscal certificado.

La Junta de Supervisión señala, sin embargo, que mantenía ciertas preocupaciones con respecto a ciertas asignaciones en las resoluciones de presupuesto, así como algunas preguntas en relación a los planes de implantación de las reducciones de gastos, pero subrayó que las mismas deben quedar resueltas en los próximos días.

“Seguiremos trabajando con la administración y sus asesores en los próximos días para resolver cualquier tema pendiente y esperamos que el presupuesto final enmendará o eliminará ciertas asignaciones de gastos discrecionales y reflejará los cambios necesarios en los planes de implantación de reducciones de gastos”, subraya el comunicado.

La nota matiza que el objetivo es que el presupuesto quede perfectamente alineado con el plan fiscal certificado de forma tal que la Junta pueda emitir una certificación de cumplimiento de conformidad con Promesa lo antes posible”, señaló el presidente de la Junta de Supervisión, José Carrión.

La Junta de Supervisión Fiscal es una entidad federal de control al Ejecutivo de San Juan que establece la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

Promesa fue aprobada hace un año por el Congreso en Washington para dar solución a una deuda de cerca de 70.000 millones de dólares que el Gobierno de San Juan declaró que no podría atender.