San José, 2 ago (EFE).- La Iglesia católica de Costa Rica hizo hoy, durante el Día de la Virgen de Los Ángeles, la mayor fiesta religiosa del país, un llamado a la unión para solucionar problemas sociales y económicos, y además instó a defender la familia tradicional en matrimonio.

El arzobispo de San José, José Rafael Quirós, expresó durante la homilía en las afueras de la Basílica de Los Ángeles en la ciudad de Cartago (centro) que Costa Rica enfrenta retos como el desempleo, la violencia, la pobreza y el déficit fiscal, que requieren solidaridad y diálogo.

«El trabajo es una necesidad, es parte del sentido de la vida, del camino de maduración, del desarrollo humano y la realización personal. Las causas del desempleo son de índole estructural y requieren de un esfuerzo patriótico y ético de todos los sectores», manifestó Quirós.

El sacerdote afirmó que la creación de empleo es «una tarea que no admite dilación» porque en Costa Rica hay «rostros sufrientes que demandan una respuesta solidaria y amorosa».

En la misa estuvieron presentes el presidente del país, Luis Guillermo Solís, miembros de su gabinete y de los otros poderes del Estado.

El Gobierno ha insistido en la necesidad de reformas tributarias para atacar el déficit fiscal que en 2014 cerró en un 5,4 % del producto interno bruto (PIB) y que para 2015 podría incrementarse un punto más, según proyecciones oficiales.

Sobre este tema, el arzobispo Quirós hizo un llamado a que todos los sectores trabajen juntos porque «nos unimos o nos hundimos».

«Ante la situación fiscal, es necesario que nos unamos en la búsqueda de mejores caminos de solución. Es hora de iniciar un diálogo de altura con respeto a las personas y la dignidad, ya que las polarizaciones nunca llegan a buen término», aseveró.

Un tema polémico en Costa Rica es la unión de las parejas del mismo sexo, que no se encuentra legalizada y que enfrenta la oposiciones de grupos religiosos y políticos.

«La familia en matrimonio es patrimonio de la humanidad, la institución social fundamental, célula y pilar de la sociedad, y esto afecta a creyentes y no creyentes. Es una realidad con la que todos los Estados deben tener la máxima consideración», expresó.

Quirós también proclamó la «defensa sin descanso de la vida» y criticó las «presiones internacionales a países en desarrollo que condicionan ayuda económica a políticas de salud reproductiva».

El arzobispo defendió el derecho de la Iglesia a opinar, pues «le compete siempre y en todo lugar proclamar los principios morales y dar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos».

La misa del 2 de agosto se lleva a cabo en medio de la mayor peregrinación religiosa del país, en la cual miles de personas acuden desde todos los rincones del país a la Basílica de Los Ángeles, casa de la Virgen de Los Ángeles, patrona de Costa Rica y llamada popularmente como «La negrita».