Tegucigalpa, 27 abr (EFE).- La familia de la ambientalista Berta Cáceres reiteró hoy su petición a las autoridades de Honduras de que acepten la participación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que se investigue su asesinato, registrado el 3 de marzo en el occidente del país centroamericano.

La CIDH participaría a través del nombramiento de un grupo interdisciplinario de personas expertas para que contribuyan “en las investigaciones en torno al asesinato de nuestra madre e hija”, indicaron los familiares de Cáceres, quien además era defensora de derechos humanos.

La petición fue hecha en un comunicado leído por una de los cuatro hijos que tuvo Berta Cáceres, durante una manifestación frente al Ministerio Público en Tegucigalpa.

La protesta fue acompañada por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ).

Laura Zúniga, una de las hijas de Berta Cáceres, dijo que han transcurrido 54 días del asesinato de su madre y que el Estado de Honduras les sigue “negando el acceso a la justicia y a la verdad”, y que continuarán exigiendo justicia ante la comunidad internacional.

Añadió que están en contacto con el Parlamento Europeo, la Unión Europea y otras instancias internacionales para exigir que algunos bancos de Europa que han venido financiando proyectos hidroeléctricos en Honduras suspendan esa medida porque atentan contra los recursos naturales.

Además, se está solicitando que se le suspenda la ayuda económica a Honduras porque sus autoridades son “incapaces de dar seguridad a la ciudadanía”.

Cáceres fue asesinada en la ciudad de La Esperanza, occidente de Honduras, donde residía, sin que hasta ahora se conozca a los autores intelectuales de su muerte, que ha causado conmoción a nivel nacional e internacional.

En el comunicado leído hoy, la familia de la ambientalista, quien además era coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), le preguntan al Estado hondureño por qué les niegan “el acceso a la información” y su “derecho a participar” en el proceso de investigación del caso.

“¿Cuándo aceptarán el apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a través de la creación de un grupo de personas expertas?”, añade el comunicado.

Preguntaron además por qué se está retrasando una decisión que permite contar con una opción que garantice transparencia al proceso y la independencia de la investigación.

“¿A quién le teme o a quién se encubre?”, subraya otra de las preguntas de la familia de Cáceres, quien además era líder de la etnia lenca que vive en el occidente de Honduras.

Los familiares de Cáceres solicitaron además su “participación activa en el proceso de investigación” y que se les brinde acceso a la información disponible del caso.

También exhortaron a las autoridades de Honduras para que aborden las causas que generaron el asesinato de Cáceres y que se revoquen todas las concesiones que fueron otorgadas irregularmente sobre territorio lenca a empresas que construyen proyectos hidroeléctricos.

Al Estado de Honduras le pidieron además “cesar la revictimización” hacia los hijos y madre de Berta Cáceres, y que se ejecuten “medidas de protección integrales que eviten la continuación de las amenazas” hacia ellos.

El Ministerio Público ha informado poco sobre el caso de Berta Cáceres, pero según sus autoridades, se sigue trabajando en la investigación del crimen.